CARTA ABIERTA AL SEÑOR PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA

Señor Presidente

Dr Alberto Fernández

De mi consideración

Me permito la libertad de no utilizar el discurso protocolar que corresponde a tu alta dignidad, y continuar con el trato coloquial que hemos mantenido desde hace mas de veinte años. Y para ser consecuente con un estilo digno de tu alta investidura utilizaré el del pastor Martin Niemöller.

Hace unos meses mi esposa continuó su camino bajo las alas de la vida eterna, consecuentemente mi angustia, soledad y tristeza se han debido confinar desde hace siete meses, exclusivamente dentro de las paredes de mi casa. No poder salir de ella en virtud de la pandemia que fuera tan mal gestionada por el gobierno que nos ha confinado a ser prisioneros de nosotros mismos. Pero como no has tenido ese fallecimiento y además no eres sujeto a este confinamiento que respetamos el resto de los compatriotas, todo ello no te importa.

Desde que asumiste tu gobierno estamos los argentinos sin poderes judicial y parlamentario que hacen a la esencia de la República, por lo que estamos legislados por decisiones de tipo medieval, en un unicato sin precedentes en nuestra historia democrática. En resumen, no vivimos en una República. Pero como a ti eso no te afecta, diría aun mas que te beneficia por la falta de control, tampoco te importa.

Cada día nos castigas con mas impuestos para solventar gastos de los gobiernos de la Nación, cuyos montos desconocemos por falta de presupuesto, de control y de rendición de cuentas. Se nos piden esfuerzos y economías, mientras los aparatos gubernamentales no solo no hacen el mismo sacrificio, sino que gozan de recursos sin limite.  Pero como todo eso no afecta tus finanzas propias, tampoco te importa.

Aun si pudiéramos salir, no lo podríamos hacer por la inseguridad que asola nuestro territorio, gracias a los presos a quienes han dejado en libertad y tienen la posibilidad de continuar con sus delitos (ya me pasó dos veces antes de la cuarentena). Pero como tienes personal que te custodia, te conduce en automóvil o en helicóptero y vives en la torre de marfil eso no te afecta y por ello tampoco te importa.

Estamos viviendo todos los compatriotas (aun los que te han votado) una crisis de incertidumbre, de desolación y de decepción socio política nunca imaginada, y no sabemos como transcurrirán los años que nos quedan de vida. Pero ese sentimiento no te llega ni sus consecuencias te lo informan tus “ad láteres” y por lo tanto tampoco te importa.

Pero en algún momento, tu también te irás porque ello es ineludible, y en ese momento ya nadie quedará en esta bendita Nación a quien tu ausencia tampoco le importe.

Sinceramente

Alfredo L. SPILZINGER

DNI 4270974

Dr. En Ciencias Económicas (UBA)

Licenciado en Economía (UBA)

Contador Público (UBA)

Doctor en Administración (USA)

Doctor en Filosofía (USA)

Máster en Sociología (USA)

Certified Fraud Examiner (USA)

Post degree in Finances (UK)

Post degree in Complex Sciences (USA)

PD. No espero respuesta

.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

LA TEORIA DE LA REINA NEGRA

Se dice que el emperador Marco Aurelio acuño una frase que se ha hecho clelebre: «La pérdida no es nada más que cambio, y el cambio es un deleite de la naturaleza», (circa año 150) frase que ya había lo que afirmado Heráclito cuando expreesó  «Lo único permnente es el cambio» (circa año 450 antes de lera común).

Y esto tiene hoy  vigencia cuando sabemos que los cuerpos vivo sen su andar por la flecha del tiempo peirden algunos genes. Son aquellos que ha herededado pero que nos los utiliza, desde el cromosoma de la mitocondria hasta el ser humano que somos.

Ducho en terminos coloquiales, estamos frente a la posibilidad que la falta de actividad de un gen, este se pierda bien porque su habitat no lo requiere (caso de un hombre que viviera como cavernicola, por los cual ciertos genes relcaionados con la vista se perderían) hasta un ejecutivo de una empresa, u otganización gubernamental deje de ejercer su actividad para ubicafr su objetivo en otro tema.

Yal el caso de un lider de una corporación que ha escalado posiciones desde fases operativas hatsa la gerencia general de esa organización, que deja de ocupafrse de las funciones operativas para solo poner su objetivo en el flujo financiero de la empresa y princpalmente en el suyo propio. Ha perdido la visión holistica de la empresa porque sabe que hay otros  que cumpliran con las funciones anres conocidas. De alí a la desaparici-on de la organizaci=oin quedan solo pocos pasos.

Lo mismo ocurre con personajes que acceden a la presidencia de un país, desde discusos que promueven funciones de asistencia a la comunidad, pero que al llegar a las posiciones de decisión, solo dedican su esfuerzo a la permanencia en el poder, ya que sabe que las demas resposabilidades quedan en otrros individuos a los que convocan , sin importarle mucho la efectividad de ellos. Y de alli a perdida de la visión de la relidad tamien quedan solo pasos.

Los cientificos modernos que han descubierto este proceso, (Jefferey Moris, Richard Lenski y Erik Sinski en 1911/12) que no todos conocen, han acuñado un nombre para este proceso que han denominado COMO EL DE LA REINA NEGRA. El nombre esta insrpirado en el juiego de cartas llamado HERTS (corazones) dponde en cada mano los jugadores deben desembarazrse primorcialmente de la reina de pic (que vale 13 puntos).

Y esto es porque los autores consideraron que que cuando un organismo pierde todas sus funciones con fugas geneticas , puede crecer más rápido (en virtud de un genoma más pequeño y tiempos de replicación más rápidos).

Mas alla de de otras coincidencias que pudieren surgir, pensemos que crecer mas rapido no es crecer mejor. Evolucionar justamente es mejorar mientras cada ser de desplaza en la curva del tiempo.

Alfredo Spilzinger – Agosto 2020

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

LA ANGUSTIA Y EL PODER

LA ANGUSTIA DEL PODER

Cuando el poder gobernante pretende definir qué es lo que nos angustia, invariablemente nos introducimos en el angosto camino de la dependencia moral.

La angustia no es ni más ni menos que un estado afectivo personalísimo, el cual aparece cuando se enfrenta a un peligro desconocido o imprevisto. Cuando ese peligro surge de las mismas acciones gubernamentales, no es éste quien puede definir el efecto de sus propias decisiones.

Porque “angustia” es una voz latina, que solía manifestarse como  angustiae saltibus inclusae, y transliterado significaba justamente que el camino estrecho nos hace saltar las barreras que nos enclaustran a nuestro ser.  Obviamente se refiere al claustro subjetivo y psicológico.

Los filósofos alemanes se referían al dasein (el ser allí) como el ser dinámico que está como participio activo del cosmos. Y en ese sentido expresan que cuando el dasein pregunta sobre la nada y no recibe respuesta, ello le produce angustia. Le reconstruye ese camino angosto, esa angostura que le genera dolor y, en definitiva,  temor opresivo.

El tema no termina con la angustia. Justamente comienza allí. Cuando el poder se decide a alinear nuestros sentimientos, comienza una contaminación más que peligrosa. El poder se introduce en nuestra psiquis para generar las reacciones que necesita. No se conforma solo con nuestras acciones, sino que avanza un paso más: hacia nuestros pensamientos.

Estos últimos no son más que energías que se transmiten desde unos a otros neuronas, en forma de ideas. Es decir que el poder se posiciona como en un metaprograma dentro de nuestros circuitos cerebrales para generar su propia interfase. Nos hace pensar sus necesidades y sus deseos.

Deberemos amar, odiar, desear, elogiar según su concepto. Nos volveremos una sociedad estandarizada y sin sentimientos propios. En vez de avanzar en el camino del siglo, volveremos a 1984 y la fantasía orwelliana. Lo que no se podrá decir no se podrá pensar.

Si no mantenemos nuestros sentimientos arropados en nuestro ser allí (el dasein) y nos permitimos definir nuestras angustias, estaremos a un paso de convertirnos en robots manejados a control remoto.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

ARGENTINA Y LA PANDEMIA

Nuestro país ha sido infectado como el resto del planeta por un virus que existía millones de años antes que el homo sapiens saliera de sus cuevas de Boblos, en el sudeste africano y se dirigiera en su conquista terrena hacia el Mediterráneo.

Este virus no es un elemento extraño a nosotros ya que nuestro cuerpo aloja 60 billones de ellos, pero este último ha reaparecido en 2019, y al no congeniar con el resto de los nuestros 30 billones de células, tiende a destruirlas y con ello a nuestro propio organismo.

Gran catástrofe planetaria que deberá encontrar la fórmula para evitar la desaparición masiva de nuestra especie para convivir durante el resto de la vida terrenal en la con este virus, como lo ha hecho con otros anteriores.

Todos los países están ya programando eficientes respuestas a meses de confinamiento de sus ciudadanos, al cierre de sus comercios e industrias y a los problemas de comportamiento psico-social que las cuarentenas han ocasionado.

Pero el nuestro, como desde 1776, cuando Cisneros se hizo cargo del primer Virreinato del Rio de la Plata, requiere otro tipo de tratamiento especial. Porque no se trata solo del virus.

A la pandemia en nuestro país es preciso agregarle un desorden social, político y económico permanente, que ya nos ha hecho famosos. Estamos considerados en el resto del mundo civilizado como el país que no debió ser. A los problemas del virus se adicionaron otras consecuencias que admiten décadas de existencia: la destrucción de la estructura social, la conducción por parte de una clase política hereditaria e ineficiente y una situación de las variables económicas inconcebible.

Es por esa razón que encaramos una encuesta en los medios empresariales o ligados a las actividades comerciales e industriales para que nos dieran su opinión sobre su situación y su visión del futuro. Porque la pandemia se vencerá, pero los problemas de estructura no tienen remedio farmacéutico.

Desde desilusión hasta proyectos de abandonar el país hemos leído toda clase de decisiones de los encuestados. Todas negativas por parte de personajes anónimos que gentilmente nos han dado su opinión. ¿Que nos queda de todo este trabajo? Solamente una palabra que les hemos pedido para que resumieran su situación:

               Defina con una sola palabra la SITUACIÓN EMPRESARIAL DEL PRESENTE

Solo con 167 años de gobierno constitucional, formamos un país poblado por inmigrantes que en busca de un futuro mejor dejaron Europa (mayormente) para rehacer su vida, poder trabajar, alimentarse y educar a sus hijos.

Luego de mas de cien años, los nietos de esos inmigrantes vuelven a emigrar en busca de exactamente lo mismo que sus ancestros, porque aquí no la pudieran hallar sustentablemente. La razón es muy simple: quienes tomaron a su cargo la conducción del país (“los pocos”) manejaron a los gobernados (“los muchos¨) con el único afán de perpetuarse en el poder y seguir llenando de oro sus propios bolsillos. Oro de los “muchos” por supuesto.

La solución es como dice el antiguo principio del siglo XIV conocido como la navaja de Ockam: en los problemas complejos, cuando aparecen varias soluciones que aparentan igualdad de soluciones, normalmente la correcta es la más sencilla. Y la correcta y la más sencilla es que “los pocos” gobiernen éticamente a los “muchos”, que somos nosotros.

Pero en las Provincias Unidas del Rio de la Plata (como expresa la constitución) eso no ha sido posible. Y no lo será mientras la navaja de Ockam sirva solo para afeitar las barbas de Platón.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

EL COVID-19 COMO VIRUS PSICOLOGICO

La súbita aparición del COVID-19 en nuestro planeta ha cambiado vertiginosamente la vida de más de 7000 millones de habitantes. Desde China hasta cualquier lugar de occidente que podamos elegir.

Es increíble pensar en que este planeta, que gira alocadamente alrededor del sol con parámetros todavía inconcebibles para muchos seres humanos, se desenvuelva de manera tan complicada por la aparición de este virus.

Se inició como un problema de orden biológico, por un virus que se diseminó a velocidades increíbles en todo el mundo, pero produce al mismo tiempo consecuencias  de orden pisoco-sociológicas en todos los ámbitos donde ha infectado.

Los dirigentes de las distintas repúblicas por donde el virus atravesó, sin temor a las fronteras que los individuos formalizaron, se han convertido en mariscales de una guerra contra un enemigo invisible. Esta condición les ha generado la necesidad de adoptar medidas que involucran a todos los ciudadanos y han generado condiciones de vida distintas a las que veníamos utilizando.

Han entrado en una suerte de trastorno obsesivo-compulsivo que comenzó con barreras de aislamiento social, limpieza y aseo de nuestras partes expuestas a los contagios, aislamiento social compulsivo y, finalmente, el encierro que se denomina comúnmente cuarentena. Esa posición de dirigir las fuerzas de su propio ejército, en un monotema que es la salud,  los ha transformado en generales, con la adopción del lógico síndrome del emperador. Esto implica que sus decisiones no permiten ser discutidas porque esto está en función de la salud de la población, aunque en realidad el objetivo final es no generar pánico por la evolución inusitada de la enfermedad. De la misma manera, ganar tiempo y estar preparados con toda la infraestructura médica y sanitaria en cada país, y de esta forma poder hacer frente a un pico de enfermedad que algún día alguien sabrá si se va a concretar.

Este cumplimiento de las obligaciones ha puesto a las poblaciones frente a la necesidad de cumplir las recomendaciones como única opción para salvaguardar sus propias vidas. En esa instancia no hay otra alternativa. Pero la cuestion a analizar son las consecuencias que en cada individuo generan estos aislamientos sociales. Es posible que una opción sea la de generar la posibilidad de convertirse en personajes del síndrome de Estocolmo. Esto significa que terminan amando a sus conductores, más allá del problema que les implica estar sin ningún tipo de interacción con sus semejantes porque están convencidos de que, en última instancia, esto va a proteger su salud. Y terminan defendiendo, más allá de su encierro, la posición de sus mariscales de guerra al grito de: Salud sí, Covid-19 no.

Pero puede haber otro grupo que ha entrado en otro espectro de la vida psicológica, reaccionando a la cuarentena con el síndrome de abstinencia. Esto es que, más allá de conocer que esta medida puede llegar a beneficiarlos en cuanto a su supervivencia, se sienten maltratados, alejados y con anulación de sus libertades individuales para hacer lo que hasta ese momento: interactuar con sus semejantes, gozar de la autonomía para reunirse con amigos, falta de aire y libertad para caminar por las calles.

Por eso decimos que este tema que nació biológico se convierte luego en un problema de orden psicológico que alguna terapia conductiva-conductual deberá ayudar a resolver, cuando esto termine y volvamos a una normalidad que no sabemos cuándo será.

Quizás las reacciones estarán pendientes del éxito que tengan los mariscales contra ese enemigo invisible. El resultado final se expresará en cada país cuando, con barbijos y guantes, podamos depositar el voto en una urna, en el momento que corresponda, y aquellos que habremos podido sobrevivir al virus.  

ALFREDO SPILZINGER – 27 ABRIL, 2020     

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

La politica y el coronavirus

Esta pandemia que nos acosa hoy, tendrá consecuencias económicas imprevisibles pero que se vinculan directamente a los regímenes politicos que logren sobrevivir a la peste.

El antecedente que podemos convocar para saber que paso despues de una crisis son las medidas que se generaron despues de la crisis de 1930

  • La USSR destierra y expropia a los kulaks por una colectivización forzosa
  • En España cambia el gobierno echando a Primo de Rivera y nominando al General Berenguer
  • En Argentina el General Uriburu dirige un golpe y destituye al presidente Hipolito Yrigoyen.
  • En India Gandhi comienza el Camino de la Sal que terminaría con el protectorado ingles
  • En Republica Domincana asume el caudillo Leonidas Trujillo
  • En Brasil estalla la llamada Revoución del 30
  • En Etiopia Haile Selassie se autoproclama emperador
  • En Egipto el rey Fuad I se autoproclama dictador
  • En Peru el comandante Sanchez Cerro lidera un golpe contra el presidente Leguia
  • En Panamá el presidente Arosemena es destituído por un grupo nacionalista
  • En Chile los marinos encabezan la Revoución de la Escuadra
  • En China la armada japonesa invade Manchukuo (Manchuria)
  • En China Mao Tse Tung proclama la república comunista de China
  • En El Salvador derrocan al presidente y comienzan una etapa de gobiernos militares
  • En Honduras se decreta la ley marcial
  • Comienza la guerra entre Perú y Colombia
  • En Estados Unidos pierden estrepitósamente los republicanos frente a Franklin D. Roosevelt quien asume como presidente.

Y siguen los ejemplos.

Basados en esas experiencias las hipótesis a tener en cuenta hoy para el escenario politico, social y ecoomico en el mundo post virus

  • Pobreza:  A los 3.000 millones de personas actualmente en el mundo  se podrian adicionar seres en una cifra entre 150 y 300 millones
  • PBI global : Se estima una caída entre 15 y 35 %
  • Ciudadanos fallecidos: El virus costará  entre 200.000 y 500.000 personas
  • Expansión monetaria  a emitir por los gobiernos para asistir a su macroeconomía  una cifra entre 3 y 5 billones  de US. (3 a 5 trillones en su version americana)
  • Desocupación: la actual tasa global del 5,394 % de la poblacion activa podria subir hasta 2 puntos porcentuales

Tesis

Que tipo de gobierno requeriremos los ciudadanos del mundo para encarar esos problemas planetarios?  Los mismos? Aboslutamente no.

Que políticas se requerirían?

Todos tenemos alguna idea sobre esos requerimientos y el modelo para encarar el futuro, pero esperaremos un tiempo para discutirlo

Quedamos en contacto. (si tiene ganas).

ALFREDO SPILZINGER

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

EL CORONAVIRUS Y LAS DECISIONES

EL CORONAVIRUS Y LAS DECISIONES

Hacia el año 341 antes de la era común, Demóstenes, uno de los oradores más cautivantes de la historia, en su tercera filípica, decía que…

en cada crisis, por lo tanto, se da la oportunidad de actuar, en la cual la fortuna equipa a menudo a los descuidados contra los vigilantes [y los que se encogen de hombros sobre los hechos sobre los que incumplen con sus deberes], no se podría comprar a un precio dado a nuestros políticos o nuestros generales; debemos actuar en mutua concordia…”

Dos mil años después, nos seguimos enfrentando a las mismas crisis. Y como expresaba Demóstenes, no se puede comprar a los políticos. O, al menos, no se debe comprar a los políticos. En consecuencia, debemos actuar en concordancia.

¿Qué es la concordancia? Es un estado de conformidad o correspondencia entre dos o más cosas, personas, ideas o fenómenos. Esto es que, en situación de crisis, la única forma de proceder para su solución es generar concordancia entre los distintos agentes que operan en ese punto de la curva témporo-espacial, en el que se generan distintos caminos posibles.

Las decisiones políticas que son precisas son actualmente distintas a las que se sugerían algunos años atrás. Hoy existen resultados de investigaciones sobre modelos complejos que están a disposición de quienes tienen la obligación de decidir.

La pandemia que hoy azota al planeta tierra es importante y disruptiva. Ningún instrumento de lógica lineal hoy puede ser aplicado. Pero hay nuevos instrumentos que pocos utilizan.

Se han determinado medidas acerca de reuniones personales que no superen las 200 personas. ¿Por qué 200? ¿Es un número mágico? ¿Hay más perjuicio sanitario si son 201? ¿O 199? ¿Y qué pasa con reuniones de 50 personas? ¿El virus no ataca?

La lógica difusa (más conocida por su transliteración en ingles “fuzzy logic”) hoy enseña que la lógica Booleana ha sido superada. Esta ultima decía que las opciones eran “1” ó “0”. En otras palabras, frío o calor, o caos u orden, o bueno o malo, o blanco o negro. Pero se conocen posiciones que existen claramente entre 0 y la unidad. Entonces, por qué 200 participantes y no otro número. 200 es un número arbitrario, resuelto por quienes no conocen absolutamente qué es la lógica difusa. [1]

¿Por qué no se dejan las decisiones a quienes conocen estas variables, cuando por el COVID 19 estamos manejando la vida de los argentinos?

Las decisiones tampoco pueden ser tomadas en cualquier momento, ni diferidas en su aplicación. El virus avanza geométricamente mientras los funcionarios deciden aritméticamente, intentando buscar soluciones fuera de lo que se conoce como la ventana de Overton.[2]

No es momento de evaluaciones, sino de decisiones. Y decisiones que no pueden escapar de la ventana que puede correrse verticalmente entre los límites de la libertad y las consecuencias de un virus que mata.

Es preciso para la población no entrar en pánico y seguir las indicaciones. Pero es fundamental que las autoridades, al no poder comprarlas como explicaba Demóstenes, deban decidir en concordancia con las necesidades del pueblo que conducen.


[1] Definida por Lofti Aliasker Zadeh, en 1965, en la Universidad de Berkeley

[2] Definida por Joseph Overton, circa 2000.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

QUIEN ENTIENDE LOS SISTEMAS COMPLEJOS?

Un sistema complejo es aquel donde la interacción entre sus agentes produce las reacciones del sistema tomado como un todo.

En el lenguaje común, una interacción es la acción que se ejerce recíprocamente entre dos o más objetos, dos o más personas, dos o más organizaciones e, incluso, entre dos o más fenómenos, que a su vez generan uno o más efectos. [1]

Esto significa que existe una relación directa entre el grado de interacciones y la aceptación de un sistema como un modelo complejo. Si no existe interacción, el modelo puede ser complejo, pero no funciona como tal. A su vez, las interacciones fuera del modelo complejo no tienen posibilidades de lograr efectos.

Teniendo en cuenta la complejidad de los modelos biológicos, físicos, químicos, sociológicos, económicos, y todos los demás que imaginemos, podemos llegar a la conclusión de que la vida en el planeta tierra se desarrolla dentro de un sistema complejo.

Elementos totalmente heterogéneos que se encuentran inseparablemente vinculados, de acuerdo con Edgar Morin. Estos sistemas complejos, que se organizan como subsistemas del modelo íntegro en el que vivimos, generan aparentes desórdenes que van desde el orden hacia el caos, en cuyo transcurso se evidencia la complejidad.

Entender estos sistemas es realmente un compromiso paradigmático en el sentido que le ha dado Kuhn[2] , cuando dice que “La ciencia, o mejor dicho su historia, no es una acumulación de conocimientos a través del tiempo, sino, cambios de paradigmas en el mismo”.

Vivimos entonces en la complejidad, pero siempre al borde del caos. El ejemplo del agua que está en orden cuando se congela, pasa a un periodo de caos cuando es calentada a más de 100 grados centígrados y comienza a evaporarse. El hielo se transforma en burbujas (ha pasado del orden al caos), pero cuando esas burbujas suben hasta el techo y toman contacto con una superficie más fría, se condensan y caen nuevamente en forma de gotas que, si se enfrían, vuelven al sistema ordenado.

En definitiva, este es el proceso del hombre sobre la tierra y también el de sus organizaciones. El orden total se encuentra en el cementerio; y el caos, en el diario vivir.

Todo este prefacio es simplemente para visualizar que el mundo y sus habitantes solo pueden avanzar interactuando, ya que de lo contrario quedaremos en el orden del cementerio. Y las organizaciones imaginadas por el ser vivo también deben interactuar, cada día más velozmente, para poder comprender las vertiginosas reacciones que son necesarias y, de esta manera, aprovechar las fuerzas centrífugas y centrípetas del modelo complejo.

Es en un momento amargo como el presente, en el que el COVID-19 se esparce sin fronteras dentro del sistema mundo, en el que nos damos cuenta que esa propagación es simplemente debido a la interacción de los individuos. Aquí, donde los efectos son nocivos, los ciudadanos advierten que la complejidad existe.

Pero hay efectos positivos también, como cuando se encontraron vacunas contra el SARS (síndrome respiratorio agudo grave por sus siglas en inglés) en 2002.[3]

Creer que Argentina, Sud África o Japón están fuera de los efectos del virus y su grave incidencia en el sector económico, es querer desconocer la complejidad y esperar en el cementerio la ayuda de seres extraterrestres. No hay solución lineal. No hay forma de previsión para este tipo de efectos que pueden llegar a ser catastróficos. No hay manual para vivir en el sistema complejo.

Sí, es preciso comprender su existencia y preparar las organizaciones para caminar rápidamente sobre la flecha del tiempo, que tiene solo valores positivos, desde cero hacia el infinito. Repetir acciones, modelos y personajes pasados es como conducir un automóvil mirando solamente lo que pasa en el espejo retrovisor. Esos están destinados a llegar al orden total, al cementerio.

[1] DEBARSY, Thomas and others. Understanding Interactions in Complex Systems. Cambridge Scholars publication, 2017.

[2] KUHN, Thomas. La estructura de las revoluciones científicas. Chicago University, 1962.

[3] JIANG, Shibo; Lu, Lu; DU, Lanying (2013). «Development of SARS vaccines and therapeutics is still needed». Future Virology

Publicado en Organizaciones complejas | 1 Comentario

Carta Abierta al Señor Presidente – 2

Señor Presidente de la República Argentina

Dr. Alberto Fernandez

Su despacho

 

Estimado Alberto

Seguiré hablándote como lo hice en mi escrito anterior y como lo hice desde nuestras primeras conversaciones, en 1991. Quizás sea esta mi última carta a ti, ya que como decía Gardel, “mi cuerpo enfermo no resiste más”. Enfermo de tristeza, de decepción, de desolación y de soledad.

Por eso hoy no deseo hablar a tu inteligencia, que la reconozco. Deseo hablar a tu conciencia, esa que genera amor, pasión, odio o sufrimiento. Ese sufrimiento que tenemos los 46 millones de argentinos, aun los que te han votado, por vivir sin brújula, sin un futuro concebible para el corto y mediano plazo, sin ánimos ya de seguir apostando por un sistema que nos permita vivir en paz y con algo de felicidad.

No es esta una adulación como la que escriben todos los que después esperan algo de ti, ni como una crítica de aquellos que la hacen simplemente para estar en la vereda de enfrente.

Por favor, toma estas líneas como una reflexión de alguien que ha desarrollado su vida útil desde el ¡Y cuando uno de los nuestros caiga, caerán cinco de los de ellos!, hasta el ¡Vamos por todo!

Gobiernos deleznables, como tú mismo los has calificado públicamente, y muchos de cuyos miembros hoy forman tus cuadros ejecutivos. Desde ministros que se ufanan de su pasión marxista-leninista, otros que quieren cambiar un homicidio de un fiscal de la República por un suicidio, otros que nos quieren convencer de que al Ministerio de Cultura le faltaba “amor”, u otro que descubre hoy que nuestro país tiene “tendencia inflacionaria”.

Estimado Alberto, es esta una de las últimas oportunidades que tenemos los argentinos de recomenzar una nueva historia. Por favor, comprende que tus colaboradores no pueden ser amigos, o compañeros políticos que con sus cargos están cobrando favores políticos, o catedráticos fracasados para otra tarea.

Hoy necesitas los cerebros más iluminados que, sin pertenencia política, te asistan a reformular una República que está siendo abandonada por los más jóvenes, en busca de posibilidades en otros países. Un ministro muy conocido me dijo una vez que los jubilados no le interesaban porque en definitiva se morirían. Es cierto, nos moriremos todos, como yo, que he dado todo lo que he podido con mi jubilación, y hoy puedo solamente comprar un kilo de carne por día. Pero yo moriré y a ningún ministro que asuma le importará mucho.

Pero a ti sí creo que te importan los ciudadanos. Porque, de otra forma, seremos dentro de poco como las Islas de Pascua, sin habitantes, solo con monumentos y sin siquiera una historia para contar.

Piensa que no existe una grieta en nuestro país. Por el contrario, somos una república totalmente agrietada, con millones de fisuras que atraviesan la sociedad. Desaparecieron las coincidencias, la fraternidad, el afecto entre nosotros. Vivimos pendientes de las noticias, para saber qué medidas cambian y cómo podemos adaptarnos a cada nueva situación. Y eso es defraudante.

No sé si esta carta llegará a tus manos. Supongo que no, salvo que algún miembro cercano la lea y te la acerque. Esta carta podrá parecerte dramática, pero lo cierto es que la situación es dramática.

Hasta siempre. O hasta nunca más.

Dr. Alfredo L. Spilzinger [PhD]

DNI 4270974

 

 

 

 

 

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

Carta Abierta al señor Presidente

WORLD COMPLEX SCIENCES ACADEMY

ADMINISTRATIVE COMPLEX SCIENCE DEPARTMENT

Established in Bologna – Italy since 2010
Señor Presidente de la República Argentina
Doctor Alberto Fernández

Estimado Alberto:

Me dirijo sin el protocolo que mereces por tu elevada dignidad, porque prefiero hacerlo en los mismos términos en que hablábamos desde 1991 cuando nos conocimos.

Esta carta abierta tiene el mismo significado y contenido intelectual que el que le eviara en abril de 2017 al Presidente Macri, cuando se advertía la debacle hacia la que nos dirigíamos. Nunca recibí respuesta, por supuesto.

Hoy me dirijo a ti, con la esperanza de encontrar eco a las preocupaciones del ámbito intelectual respecto de la grave situación socioeconómica del país y al que te han elegido para resolver. Inmensa responsabilidad, dado el estado de las variables que surgen como cosecuencia de ochenta y nueve años de descontrol, con la excepción de tres islas en las que primó la cordura, lamentablemente incompletas. Los años del Dr. Frondizi, los del Dr. Illia y los primeros años del Dr. Alfonsín.

En 2017 le decíamos al Ing. Macri que la Nación Argentina, ente jurídico que en ralidad no existe sino en la imaginación de sus habitantes, requería soluciones complejas. Y decimos que no existe, como no existen los Estados Unidos, la Comunidad Europea o el Banco Mundial (solo son ejemplos), ya que son producto de nuestra imaginación, como imaginamos una sociedad que se llama Arcor, General Motors, Peugeot o la Sociedad Rural. Existe el Río de la Plata o la Cordillera de los Andes y existen los habitantes, es decir nosotros. Todo lo demás son artificios creados por abogados que imaginan un estatuto y sus leyes fundamentales, pero en realidad no existen.

Por eso los países no quiebran, pero quiebran sus habitantes. No mueren, pero mueren sus habitantes. No tienen emergencias, pero la tienen sus habitantes. No roba la República, roban sus habitantes a otros habitantes. No existe la administración pública, existen los habitantes que la componen.

En consecuencia, como vivimos en un mundo organizado en red, la labor del Presidente elegido es resolver los problemas de los habitantes, que están organizados en redes complejas, diferente de ser complicadas.

Los habitantes necesitamos con urgencia que lo macro sea la trasnformación de lo muy micro. Que es un problema complejo que no puede resolverse con ministros que desconocen lo que es la complejidad y por ello cómo lograr asistirnos en el proceso de evolución que se requiere para instrumentar esa transformación, que es holística.

Un conocido ministro me dijo personalmente que el problema de los jubilados no era tal, porque finalmente se morirían. Le contesté que él también moriría. No lleguemos nuevamente a esa idea, apreciado Alberto.

Tienes condiciones y fortalezas para asumir ese desafío. Te conozco, pero tu equipo de apoyo, de soporte, de asistencia no debe ser solo de amigos. Deben ser intelectuales no comprometidos con soluciones que ya no existen o que en el pasado fracasaron, como tú mismo lo reconociste. El peronismo no existe. El liberalismo no existe. El radicalismo no existe. Son todas creaciones legales elaboradas por abogados que han formalizado un estatuto. Vivimos en el post-liberalismo que es otra cosa distinta, donde la demanda externa tampoco existe salvo en nuestra imaginación, existen solo los individuos adquirentes del exterior, como también los del interior.

Los que se aferran a figuras del pasado están definitivamente rumbo al fracaso, y con ellos todos nosotros. Ya no es posible hacer política con banderas, con mitines en la Plaza de Mayo o con pancartas. Las ideas se transmiten hoy por base digital y no se pagan con choripanes.

Los habitantes argentinos tenemos un metaprograma que traduce las medidas gubernamentales en afirmaciones diferentes a lo que se expresa. Ejemplos como “el que juega al dólar pierde”, “el que traiga sus dólares del exterior pagará menos”, o “las tarjetas les darán comida a los que no lo hacen” se traducen inmediatamente en afirmaciones distintas: “compremos dólares porque subirán”, o “el menor impuesto que pague no me compensará el seguro de cambio frente a una devaluación”, o bien “esas tarjetas se repartirán en los nuevos votos que compren”.

No puede haber más retenciones para el agro. Retenciones son las que en un momento se devueven, entonces retienes, pero este no es el caso porque nunca se devolverá nada. Estos son impuestos que reducirán el neto imponible para impuestos nacionales, provinciales y municipales. Esos 2.000 millones de dólares que se pretenden “retener” producirán un menor impuesto del 53% a nivel nacional, provincial y municipal, es decir que quedarán solo 970 millones. ¿Vale la pena la confrontación?

El haber de los jubilados es, en la enorme mayoría de los casos, del mínimo o cerca de él. El congelamiento de esos haberes me recuerda la frase del ministro que me afirmó que no importaba, ya que finalmente morirían. Mi suegro, mi suegra, mi padre y mi madre murieron con el haber mínimo, y acabo de cerrar los ojos de mi amada esposa que también percibía el haber mínimo. Yo también tengo ese haber, después de haber sido subsecretario de la Nación, pero la dignidad del Dr. Illia nos hizo firmar a todos la renuncia a la jubilación de privilegio.

Votamos por una revolución tranquila al estilo de Quebec en Canadá en 1960, bajo la dirección de Rene Levesque. Sin armas, sin concentraciones, sin amigos, sin gritos ni promesas, solo con estadistas que entendieron y trabajaron para arbitrar la única solución para la región. Hoy goza de una estabilidad socioeconómica excelente y una calidad y nivel de paz muy lejanos al nuestro.

En cambio, hoy los ministros te asisten para pedir 180 días para recién saber qué hacer. No es serio. No es serio que ministros dediquen sus esfuerzos y nuestros dineros en investigar lo que hizo Macri, o Cristina. Eso es conducir un automóvil guiándose por el espejo retrovisor, en vez de fijar la mirada hacia adelante. De seguir así, seguro que nos estrellaremos otra vez.

Tampoco debe haber legislaciones de emergencia, que se vincula con un hecho que “emerge” repentinamente y que normalmente pone una vida en peligro. Nada de lo que ocurre en Argentina es emergente. Arrastramos dolencias desde el 6 de septiembre de 1930, y tú lo has afirmado antes de ser candidato a presidente, por lo ocurrido luego que abandonaras tus funciones de Jefe de Gabinete. El 26 % de los decesos en Argentina se debe a problemas cardiovasculares, muchos de los cuales son producto de stress, de angustia de pecho y finalmente de necrosis isquémica. En otras palabras, falta de oxígeno y flujo sanguíneo a las células que producen su muerte. ¿Cuánto es origen de ello los cambios repetinos y bruscos de las políticas que surgen del Ejecutivo?

Instalemos programas y tranquilidad en una población que sufre modificaciones dramáticas en su vida cotidiana, por imperio de normas que alegremente todos los días los gobiernos cambian.

Entendamos que todo es holístico, esto significa que todo tiene que ver con todo. La vida, el trabajo, la alimentación, las compras y ventas, las exportaciones e importaciones y hasta la muerte. Si dejamos las soluciones en amigos en compartimentos estancos, de seguro que tenemos el fracaso a nuestra mano.

Los antropólogos hoy nos dicen que hace 150.000 años en las cuevas de Boblos (Sudeste africano), el macho alfa de los homo sapiens no buscaba rodearse de los más fuertes ni de amigos, sino de los más inteligentes para que cuidaran sus mujeres y su comida y pudieran continuar su obra una vez que él desapareciera. Repitamos ese modelo, que es el de nuestros antepasados.

Estimado Alberto, esta carta abierta no es para criticar. Es para ayudar a reconstruir una sociedad totalmente devastada, y para eso cuentas con el apoyo de todos. Por favor, piensa en pasar a la historia como un estadista, y para ello no caigas en las recetas de curanderos que te llevarán a ser un político más en la historia de nuestro país.

Con el mismo afecto desde 1991.

Alfredo

Dr. Alfredo Spilzinger
President

 

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario