NO EXISTEN LAS PERSONAS ESTRATEGICAS

En estos últimos días, se ha difundido una frase académicamente incoherente y con falta de precisión. Se ha hablado de “personal estratégico”.

Esto es un oxímoron. Significa que si es personal, no es estratégico. El término “estrategia” tiene su raíz latina en strategos,  el cual definía al comandante en jefe supremo de un cuerpo militar terrestre y era, a su vez, quien diseñaba un plan para combatir a las fuerzas enemigas.

Por derivación ontológica, estrategia es, en consecuencia y de acuerdo con la dinámica de los sistemas complejos, una teoría interdisciplinaria que surge en los años 1960 y estudia los sistemas complejos relacionados con la gestión de modelos complejos en los estudios organizacionales.

Por lo tanto, para diseñar una estrategia es preciso conocer la dinámica de esos sistemas complejos, con el fin de poder definir sistemas de gestión. Es una serie de decisiones que se implementan en el decurso entre el orden y el caos. Esto es que no pueden existir personas estratégicas, porque la estrategia es exactamente diferente de los hábitos personales y, siendo en cambio un proceso, no es un adjetivo que pueda adjudicarse a persona alguna.

Para considerar una estrategia, es preciso conocer y aplicar principios de dinámica cuántica, teoría disipativa, autopoiesis y teoremas similares de la organización y funcionamiento de los sistemas vivos, esto es más cerca del caos que del orden, que se obtiene totalmente en el cementerio.

Albert Einstein no era una persona estratégica. Diseñó una estrategia para definir el concepto de relatividad y de tiempo-espacio. Erwin Schrodinger no era tampoco una persona estratégica, pero definió la ecuación de onda en la dinámica cuántica. José de San Martín no era tampoco una persona estratégica, pero describió una estrategia para el cruce de la Cordillera de los Andes.

Podríamos decir que eran estrategas, pero nunca que eran personas estratégicas.

Definitivamente, hablar de personas estratégicas es lo suficientemente insólito para desnudar una falta total de conocimiento científico. Y usarlo con otros fines que el académico, el profesional o el funcional (como lo ha sido el político) es una bofetada en plena cara a quienes dedican su tiempo a desentrañar los misterios del mundo que habitamos

Dr. Alfredo Spilzinger – Ciencias Económicas

PhD en Sociología (USA)

PhD en Filosofía (USA)

PhD en Administración USA)

Master en Ciencias Complejas. (USA)

Vicepresidente de la World Complex Sciences Academy (Bologna – Italia)

DNI 4270974

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

UN REPORTE SOBRE ARGENTINA

Hace unas noches me dormí pensando en un empleado que había renunciado en mi estudio. Y Con esa imagen empecé a dormirme

Estaba trabajando para mi organización muy inteligente y ciertamente de aspecto no común, pero de una eficiencia también sobresaliente sobre el standard acostumbrado.

Se fue la semana pasada, lamentando la decisión y la argumentó en hecho que debía trasladarse a su lugar de origen. No entendí bien de que lugar se trataba porque eludió todas mis preguntas y me dijo que debía entregar un reporte sobre Argentina. Por la buena relación que nos había unido como gentileza me dejo un pen drive con sus notas. El pen drive tenia un nombre escrito en su exterior que decía MARS que no terminé de comprender.

Cuando intenté leer el contenido me di cuenta que se trataba de algo escrito en caracteres de otro planeta ya que lo escrito era incomprensible para mi. Acudí a la asistencia del traductor de Google (aun conocidas sus propias interpretaciones) pude leer el prefacio que les deseo compartir:

“ABSTRACTO. He abandonado mi figura para adquirir el contrno de un argentino para poder internarme en su comunidad y efectuar este informe, como me fuera pedido.

“Argentina es un país extenso en superficie, pero con pocos habitantes. Se comunican “mayormente en idioma español y al situarse en el sur del Cono Sur del continente “están lejos de los problemas de otras naciones del planeta Tierra.

“Se rigen por una llamada constitución que es su ley fundamental y otras leyes y “decretos que sancionan los llamados poderes independientes del gobierno del país, “pero que normalmente pocos las cumplen. Domina a los habitantes un individualismo “muy  (no se puede traducir) y se manejan en estratos sociales muy identificados y

“contrapuestos en sus intereses.

“Se rigen por el calendario gregoriano y en estos momentos finaliza un año que “numeran 2020, como otros países del planeta, y por ello las actividades disminuyen.

“Además del problema de un virus que ha azotado al planeta entero durante este año “mencionado, Argentina adolece de problemas propios. Los ciudadanos se casan y “generan bebes que nacen en estado de ignorancia nativa (no han podido aun “descifrar los códigos genéticos para transmitir las experiencias del conocimiento de “una generación a otra como lo hacemos nosotros).

“Significa que el transcurso del tiempo y la asistencia de la familia, los grupos sociales y “la educación deben incorporar a esa ignorancia nativa los conocimientos para que los “convierta en ciudadanos aptos para encarar su vida, cuyo promedio se ha calculado “en 76 años planetarios.

“Pero  ese  proceso  aparentemente  no  se  concluye  satisfactoriamente  como  en    ‘’ (imposible de traducir) como consecuencia de lo cual la vida de esta comunidad

“en los órdenes sociales, económicos y culturales se ve altamente complicada y “conflictiva. Abundan los enfrentamientos y aun los actos bélicos, por razones no muy “ciertamente identificados. Los ciudadanos con ese conocimiento trunco encaran “diversas actividades para lograr su sostén: algunos son políticos (los pocos que “manejan a los muchos), o profesionales de diferentes especialidades, o mercaderes, o “productores, o empleados “o simplemente recipiendarios de donaciones que les otorgan los diferentes grupos de “pocos que les gobiernan.

“Los grupos de gobernanza (los pocos) también adolecen del mismo nivel de “conocimiento trunco lo que produce un proceso de epistasis que ellos mismos definen “como la interacción entre diferentes unidades vivas al expresar que uno o más genes “dependen de la expresión de otro gen lo que en el aspecto social significa que los “muchos dependen de la formulación de políticas que efectúan los pocos.

“Esto genera que se constituya una masa de muchos a los que a gran cantidad de “ciudadanos les resulta un impedimento para lograr sus objetivos personales a menos “que reciban asistencia de los pocos o ingresen en una lucha con sus congéneres para “obtener su sustento. Este proceso lo evalúo en el capittulo correspondiente.

“Para cubrir las necesidades e interacciones de los muchos los gobernantes han creado “un sistema de impresión de papeles de distintos colores y valores que distribuyen “(denominan dinero) entre la población sin un programa conocido por la comunidad. El “carácter de la ignorancia es generalizado y usado para que los pocos conduzcan a los “muchos. Como la distribución de esos impresos no es uniforme, se producen conflictos “y guerras verbales o en algunos casos físicas por parte de los ciudadanos para “adueñarse de esos papeles. Es un proceso muy difícil de explicar en este prólogo, pero “se puede comentar que las reacciones sociales son acrónicas, agresivas y hasta “letales.

“Es decir que su sistema de organización es que se rigen por la agnotocracia : que los “ciudadanos mismos definen como el gobierno mediante la ignorancia. (El termino lo “han generado profesionales de Estados Unidos, principalmente uno llamado Robert “Proctor, sobre lo que abundo ya que no es mi lugar de reporte) que genera una “amnesia colectiva que un cuentista vernáculo (denominado Horacio Quiroga) hace “ochenta años planetarios definió como una “navegación suicidante

“Si bien usan medios digitales muy antiguos comparados con…………… (nombre sin

“traducción) como las decisiones se toman sobre la base de esa amnesia y “desconocimiento colectivo, al no existir una visión de futuro no advierto expectativas “positivas tendientes a resolver sus problemas de interacción no solamente entre ellos “si no con otros llamados países del planeta Tierra.

“Los que gobiernan, los pocos, suelen ser cambiados de tiempo en tiempo por un “sistema que denominan voto popular, pero las organizaciones esenciales no cambian “sustancialmente y el estadío general del país es hacia una lenta y progresiva “desaparición. Lo único que podría modificar esta expectativa es un decisivo cambio

“hacia de la ciudadanía hacia un conocimiento completo que supere esa ignorancia “colectiva.

“Ese proceso de evolución cognoscitiva ya se ha dado en algunos individuos, que han “logrado altos niveles de intelectualidad, pero en muy poca proporción. Creo que “mientras se mantenga esa amnesia colectiva será difícil hacer mejores pronósticos. “Fin del prólogo.”

Y en ese momento me desperté. No entendía bien si era cierto o no lo que mi mente había trabajado. Y finalmente advertí que ese sueño era mi subconsciente que había trabajado durante mi descanso y que estaba produciendo imágenes y conversaciones que muchos tenemos y no reproducimos.

Y ese día no quise ir a trabajar. Quería seguir durmiendo para poder encontrar en el espacio de mi mente, alguna respuesta que surgiera nuevamente en otro sueño.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

EL ESTREPITOSO SILENCIO DE LAS MULTITUDES

Argentina ha ingresado con esta cuarentena en el campo de la física experimental. Como consecuencia de este confinamiento estéril por sus resultados ha transformado el habitat de la población en un vacío. Hay una ausencia total de medios materiales por los que se pueda transmitir el sonido.

Vacío porque esa falta de elementos generan una presión menor que la atmosférica. De una promesa de cerrar una grieta, inversamente ha producido 46 millones de grietas. Vivimos en un país agrietado que separa a cada individuo de otro como un muro a punto de derrumbarse. Y ese vacío es absoluto. Como la gruta construida por unos científicos para lograr el silencio absoluto  estamos a menos 26 decibeles, es decir podemos oir solamente el sonido de cómo interactúan nuestras propias células dentro de nuestro organismo.  

Nos ha destrozado un gobierno inútil (no debe tomarse como insulto sino que es simplemente una definición de que no es útil) ha dejado de ser el paradigma de Howard Sherman de “interactuamos luego existimos”. Ese silencio absoluto por lo tanto al aislarnos de la interacción nos está empujando a la no existencia.

Ese siencio absoluto solo está interrumpido por cataclismos de sonidos que se generan por fallecimientos de próceres deportivos, o de actores de ficciones o de bandadas de defensores o detractores de alguna ley que al parlamento se le escapa aprobar sin darse mucha cuenta. Pero como somos ni deportistas ni actores no tenemos el privilegio de ser parte del bullicio.

Pero enseguida volvemos a silencios negativos. El silencio nos domina y la intergrieta se profundiza con un vacío en el que volvemos a sentir solamente nuestros diástoles y sístoles alimentar esos cuerpos que se van desintegrando.

Por ello, la historia nos recordará como un sub planeta que sucumbió a un agujero negro que desapareció del  planeta tierra y que alguna vez supo ser democrático, alegre y prodigioso, habitado por raros seres que se convirtieron en estatuas de arcilla silenciosas, mientas solo quedan expuestas  tumbas al estilo egipcio de  los que fueron sus últimos gobernantes y que fueron enterrados en sarcófagos junto a sus joyas y bienes preciosos a la espera de una eternidad en la que pudieran volver a gozar de sus pertenencias.

Por mi parte quedo en el vacío silencioso nuevamente para poder volver a escuchar como late mi corazón hasta que llegue le momento de convertirme en estatua de arcilla.

Parafraseando a Buda, de seguir así todo, el final es inevitable, el sufrimiento optativo.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

LA COVID

Estoy escribiendo en un dia especial. Es el 10.10.20.20. (10 de octiubre de 2020) almoritmo que podr[ia hacernos pensar que estamos a mediados del año, pero contrariamente, estamos ya en los últimos estertores de este fantasmagórico año. Increíblemente distinto en nuestras habitualidades hacia principios de este año.

 La buena noticia es que durante los próximos meses podrá distribuirse una vacuna que nos alivie de este tsunami epidemiológico. Pero la mala noticia es que existirán COVID 21, 22 y subsiguientes, porque ese virus preexiste muchos millones de años antes que el homo sapiens comenzara su gira desde el sudeste de África hacia el Mediterráneo.

Ocurre que la filosofía GNC (galileana, newtoniana y cartesiana) produjo una filosofía mecanicista que hizo que nuestras vidas se alejaran del resto de los seres vivos que comparten nuestro ecosistema. Pero que las poblaciones de humanos se olvidaran de ellos, no dejaron por ello de existir.

Pero los sistemas complejos de las cuales somos parte existen y esa filosofía mecanicista quedo desplazada no por científicos que podamos convencerlos de esa realidad, sino porque los otros seres de ese mundo complejo han hecho aparición explosiva. Esos virus que avanzan como el hombre avanzó sobre terrenos enemigos para conquistarlos siguen el mismo camino. ¿Por que no?

En esta época de aislamiento humano, animales silvestres avanzaron sobre las ciudades, plantas sobre terrenos incultivados, y los virus sobre seres vivos. Con lo cual esto nos obliga a ser parte activa en nuestro ecosistema. Pero es un error que tendremos una nueva realidad o una nueva normalidad.

Simplemente porque la realidad es una apreciación subjetiva, no es igual para todos de acuerdo con los principios del constructivismo psicológico de Jean Piaget. Es decir que la realidad es una construcción personal y subjetiva y no cambia para que la humanidad piense en nuevo paradigma.

Lo mismo ocurre con la normalidad. Esta es una condición de normal. De diferentes interpretaciones, normal es en principio un estado indiferente con el resto de la población. Y nada será en una época de COVIDA, diferente al resto de los restantes habitantes del ecosistema.

No habrá cambios de realidad ni de normalidad. Lo que existirá es UNA NUEVA HABITUALIDAD. Por ello viviremos una COVIDA donde deberemos hacer frente a nuevos hábitos que es los que efectivamente cambiaran desde este terremoto viral hacia el futuro mediato. Deberemos avanzar hacia el conocimiento profundo de esos hábitos porque ellos han aparecido para quedarse.

De alguna forma, los seres humanos han comenzado a compartir los nuevos elementos que han comenzaron a aplicar. Las plataformas digitales, que no habían sido totalmente aceptadas resultan hoy una función que ya es parte de los seres humanos. Lo mismo ocurre respecto de la naturaleza, hacia la cual la mirada individual ha comenzado a reconocer como parte de nuestro ecosistema. Deberemos considerarlo como parte de nuestro sistema complejo para que no resulten enemigos nuestros.

Pero queda un capitulo mas difícil. Los seres vivientes hemos perdido parte de nuestras libertades individuales que fueron consagrados en la mayoría de los países. Los necesarios confinamientos y cierres de locales y empresas fueron aplicados por algunos gobiernos locales que ciertamente coartaron el principio fundamental de la libertad individual y han actuado unitariamente.  Y esa actitud fue ciertamente reconocida por los ciudadanos de cada país, y han repudiado su continuidad en la COVIDA.

Aun mas, esta perdida de las libertades esenciales ha generado enfermedades algunas incurables. Tan mortales como el mismo virus. Los niveles de stress se han multiplicado geométricamente llegando mas allá de punto de Yerkes- Dodson que ha descubierto la posibilidad frente a su crisis de la posibilidad de muerte de células neuronales. Los efectos psicológicos de un confinamiento prolongado son aun impensados. ¿Quien será el homicida en esos casos?

Será trascendente entonces que los gobiernos afectados comprendan esta reacción, y adapten su filosofía de gestión a una recomposición de las libertades individuales para evitar que su restablecimiento tenga forma de una actual forma de la revolución francesa.

Si los gobernantes no perciben esta falta de libertades estarán como ciegos. Y en tal carácter podrán sufrir el síndrome de Bonnet. Aquellos privados de la visión suelen sufrir el síndrome de Bonnet, que consiste en sufrir alucinaciones done los personajes tienen menor tamaño que la que poseen en realidad, con lo cual en esos sueños pueden manejarlos con mayor facilidad. De caer en estas alucinaciones, el futuro de esas sociedades corren el ´peligro de perder su situación republicana.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

SEMANTICA SI, REALISMO NO

EL gobierno argentino ha decidido alejarse no solo de las medidas de política económica necesarias para encarar la pandemia económica de nuestro país, sino que se ha inmiscuido también en la semántica para definir su acción. Ha dejado los tradicionales programas o planes económicos, para incorporase a la urbanística con la exposición de hojas de ruta.

Término poco feliz en este caso, ya que una hoja de ruta supone un inicio, un destino y los pasos intermedios para arriba a él. El inicio es obviamente conocido, pero el destino ha quedado difuso en una serie de promesas de bienestar, gimnasia de ponerse de pie y alusiones parecidas.

Por cierto, los pasos intermedios son algunos parches coyunturales y una serie de promesas que nadie se hace responsable de asegurar.

Pero justamente ruta no es sinónimo de camino. Ruta proviene de romper, y significa desde su inicio la ruptura de los obstáculos de un bosque para encontrar un acceso de salida. Y lo que nuestro país necesita es justamente un camino que resulte cómodo para transitar para todos aquellos que venimos sufriendo de largos años de descalabro económico.

Por ello, los argentinos nos hemos quedado con promesas y alucinaciones de un futuro mejor, cuando es tan simple para los sistemas complejos como es un país, una sociedad anónima o un club de futbol, diseñar una política de gobernanza coherente.

Se trata simplemente de definir la filosofía del proyecto, que nace de una idea, simple conexión de varias neuronas cerebrales que generan una luz en el camino, de la que hoy carecemos. Para diseñar una filosofía coherente, es preciso acordar con los ciudadanos, los accionistas o los socios del club que esa idea es unánimemente aceptada y que ha sido objeto de una investigación profunda de las condiciones generales del mercado interno y del externo, así como de la actitud de los personajes de esa acción. De lo contrario, se transforma en vez de una filosofía comúnmente aceptada a una dictadura de ideas.

A partir de esa filosofía cabe la acción de diseñar un modelo, donde la interacción de las variables financieras, económicas, sociológicas, antropológicas, sanitarias y ambientales jueguen su rol para lograr el fin deseado. Ese fin y los tiempos que se requieren deben ser expresos. Es necesario que el modelo diseñado sea coherente con los demás modelos de países, empresas o clubes (en nuestros ejemplos) que se desarrollan en el espacio planetario.

Ya no hablamos de ciudad, provincia o país. Vivimos un hábitat global que requiere que el modelo sea compatible con los demás en el mundo. De otra manera, es como si viviéramos en otra galaxia.

Una vez adecuado el modelo a las necesidades de implementar la filosofía, se escriben las reglas. Nunca antes. Las reglas no se generan desde una filosofía, sino de un modelo aprobado, para que resulte lo suficientemente coherente para que su aplicación sea posible y genere en última instancia el arribo al fin deseado.

Y el momento de prueba es el de la retroalimentación. La aplicación de las reglas permitirá conocer si han sido eficaces y eficientes, y si son posibles de funcionar en mercados hiperdinámicos que se modifican a una tremenda velocidad. De ser necesario, esa retroalimentación requerirá la modificación o adaptación de las reglas y, en última instancia, de alguna de las variables del modelo, pero nunca de la filosofía.

Nada de esto se ha considerado en estas instancias de modificaciones de las políticas que no son económicas sino simplemente políticas. Se ha preferido la ruta, la ruptura de los obstáculos que presenta el bosque para recién descubrir dónde llegamos, sin tener en cuenta que muchos no querrán asumir la aventura de la ruta y otros que avancen en esa dirección podrán quedar inertes en la ruta al tropezar con obstáculos que hoy ni se conocen.

Pero, aparentemente, eso no es preocupación de los actuales conductores y guías de esa hoja de ruta porque nadie conoce los obstáculos a vencer ni dónde termina.

Octubre 2, 2020

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

CARTA ABIERTA AL SEÑOR PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA

Señor Presidente

Dr Alberto Fernández

De mi consideración

Me permito la libertad de no utilizar el discurso protocolar que corresponde a tu alta dignidad, y continuar con el trato coloquial que hemos mantenido desde hace mas de veinte años. Y para ser consecuente con un estilo digno de tu alta investidura utilizaré el del pastor Martin Niemöller.

Hace unos meses mi esposa continuó su camino bajo las alas de la vida eterna, consecuentemente mi angustia, soledad y tristeza se han debido confinar desde hace siete meses, exclusivamente dentro de las paredes de mi casa. No poder salir de ella en virtud de la pandemia que fuera tan mal gestionada por el gobierno que nos ha confinado a ser prisioneros de nosotros mismos. Pero como no has tenido ese fallecimiento y además no eres sujeto a este confinamiento que respetamos el resto de los compatriotas, todo ello no te importa.

Desde que asumiste tu gobierno estamos los argentinos sin poderes judicial y parlamentario que hacen a la esencia de la República, por lo que estamos legislados por decisiones de tipo medieval, en un unicato sin precedentes en nuestra historia democrática. En resumen, no vivimos en una República. Pero como a ti eso no te afecta, diría aun mas que te beneficia por la falta de control, tampoco te importa.

Cada día nos castigas con mas impuestos para solventar gastos de los gobiernos de la Nación, cuyos montos desconocemos por falta de presupuesto, de control y de rendición de cuentas. Se nos piden esfuerzos y economías, mientras los aparatos gubernamentales no solo no hacen el mismo sacrificio, sino que gozan de recursos sin limite.  Pero como todo eso no afecta tus finanzas propias, tampoco te importa.

Aun si pudiéramos salir, no lo podríamos hacer por la inseguridad que asola nuestro territorio, gracias a los presos a quienes han dejado en libertad y tienen la posibilidad de continuar con sus delitos (ya me pasó dos veces antes de la cuarentena). Pero como tienes personal que te custodia, te conduce en automóvil o en helicóptero y vives en la torre de marfil eso no te afecta y por ello tampoco te importa.

Estamos viviendo todos los compatriotas (aun los que te han votado) una crisis de incertidumbre, de desolación y de decepción socio política nunca imaginada, y no sabemos como transcurrirán los años que nos quedan de vida. Pero ese sentimiento no te llega ni sus consecuencias te lo informan tus “ad láteres” y por lo tanto tampoco te importa.

Pero en algún momento, tu también te irás porque ello es ineludible, y en ese momento ya nadie quedará en esta bendita Nación a quien tu ausencia tampoco le importe.

Sinceramente

Alfredo L. SPILZINGER

DNI 4270974

Dr. En Ciencias Económicas (UBA)

Licenciado en Economía (UBA)

Contador Público (UBA)

Doctor en Administración (USA)

Doctor en Filosofía (USA)

Máster en Sociología (USA)

Certified Fraud Examiner (USA)

Post degree in Finances (UK)

Post degree in Complex Sciences (USA)

PD. No espero respuesta

.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

LA TEORIA DE LA REINA NEGRA

Se dice que el emperador Marco Aurelio acuño una frase que se ha hecho clelebre: «La pérdida no es nada más que cambio, y el cambio es un deleite de la naturaleza», (circa año 150) frase que ya había lo que afirmado Heráclito cuando expreesó  «Lo único permnente es el cambio» (circa año 450 antes de lera común).

Y esto tiene hoy  vigencia cuando sabemos que los cuerpos vivo sen su andar por la flecha del tiempo peirden algunos genes. Son aquellos que ha herededado pero que nos los utiliza, desde el cromosoma de la mitocondria hasta el ser humano que somos.

Ducho en terminos coloquiales, estamos frente a la posibilidad que la falta de actividad de un gen, este se pierda bien porque su habitat no lo requiere (caso de un hombre que viviera como cavernicola, por los cual ciertos genes relcaionados con la vista se perderían) hasta un ejecutivo de una empresa, u otganización gubernamental deje de ejercer su actividad para ubicafr su objetivo en otro tema.

Yal el caso de un lider de una corporación que ha escalado posiciones desde fases operativas hatsa la gerencia general de esa organización, que deja de ocupafrse de las funciones operativas para solo poner su objetivo en el flujo financiero de la empresa y princpalmente en el suyo propio. Ha perdido la visión holistica de la empresa porque sabe que hay otros  que cumpliran con las funciones anres conocidas. De alí a la desaparici-on de la organizaci=oin quedan solo pocos pasos.

Lo mismo ocurre con personajes que acceden a la presidencia de un país, desde discusos que promueven funciones de asistencia a la comunidad, pero que al llegar a las posiciones de decisión, solo dedican su esfuerzo a la permanencia en el poder, ya que sabe que las demas resposabilidades quedan en otrros individuos a los que convocan , sin importarle mucho la efectividad de ellos. Y de alli a perdida de la visión de la relidad tamien quedan solo pasos.

Los cientificos modernos que han descubierto este proceso, (Jefferey Moris, Richard Lenski y Erik Sinski en 1911/12) que no todos conocen, han acuñado un nombre para este proceso que han denominado COMO EL DE LA REINA NEGRA. El nombre esta insrpirado en el juiego de cartas llamado HERTS (corazones) dponde en cada mano los jugadores deben desembarazrse primorcialmente de la reina de pic (que vale 13 puntos).

Y esto es porque los autores consideraron que que cuando un organismo pierde todas sus funciones con fugas geneticas , puede crecer más rápido (en virtud de un genoma más pequeño y tiempos de replicación más rápidos).

Mas alla de de otras coincidencias que pudieren surgir, pensemos que crecer mas rapido no es crecer mejor. Evolucionar justamente es mejorar mientras cada ser de desplaza en la curva del tiempo.

Alfredo Spilzinger – Agosto 2020

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

LA ANGUSTIA Y EL PODER

LA ANGUSTIA DEL PODER

Cuando el poder gobernante pretende definir qué es lo que nos angustia, invariablemente nos introducimos en el angosto camino de la dependencia moral.

La angustia no es ni más ni menos que un estado afectivo personalísimo, el cual aparece cuando se enfrenta a un peligro desconocido o imprevisto. Cuando ese peligro surge de las mismas acciones gubernamentales, no es éste quien puede definir el efecto de sus propias decisiones.

Porque “angustia” es una voz latina, que solía manifestarse como  angustiae saltibus inclusae, y transliterado significaba justamente que el camino estrecho nos hace saltar las barreras que nos enclaustran a nuestro ser.  Obviamente se refiere al claustro subjetivo y psicológico.

Los filósofos alemanes se referían al dasein (el ser allí) como el ser dinámico que está como participio activo del cosmos. Y en ese sentido expresan que cuando el dasein pregunta sobre la nada y no recibe respuesta, ello le produce angustia. Le reconstruye ese camino angosto, esa angostura que le genera dolor y, en definitiva,  temor opresivo.

El tema no termina con la angustia. Justamente comienza allí. Cuando el poder se decide a alinear nuestros sentimientos, comienza una contaminación más que peligrosa. El poder se introduce en nuestra psiquis para generar las reacciones que necesita. No se conforma solo con nuestras acciones, sino que avanza un paso más: hacia nuestros pensamientos.

Estos últimos no son más que energías que se transmiten desde unos a otros neuronas, en forma de ideas. Es decir que el poder se posiciona como en un metaprograma dentro de nuestros circuitos cerebrales para generar su propia interfase. Nos hace pensar sus necesidades y sus deseos.

Deberemos amar, odiar, desear, elogiar según su concepto. Nos volveremos una sociedad estandarizada y sin sentimientos propios. En vez de avanzar en el camino del siglo, volveremos a 1984 y la fantasía orwelliana. Lo que no se podrá decir no se podrá pensar.

Si no mantenemos nuestros sentimientos arropados en nuestro ser allí (el dasein) y nos permitimos definir nuestras angustias, estaremos a un paso de convertirnos en robots manejados a control remoto.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

ARGENTINA Y LA PANDEMIA

Nuestro país ha sido infectado como el resto del planeta por un virus que existía millones de años antes que el homo sapiens saliera de sus cuevas de Boblos, en el sudeste africano y se dirigiera en su conquista terrena hacia el Mediterráneo.

Este virus no es un elemento extraño a nosotros ya que nuestro cuerpo aloja 60 billones de ellos, pero este último ha reaparecido en 2019, y al no congeniar con el resto de los nuestros 30 billones de células, tiende a destruirlas y con ello a nuestro propio organismo.

Gran catástrofe planetaria que deberá encontrar la fórmula para evitar la desaparición masiva de nuestra especie para convivir durante el resto de la vida terrenal en la con este virus, como lo ha hecho con otros anteriores.

Todos los países están ya programando eficientes respuestas a meses de confinamiento de sus ciudadanos, al cierre de sus comercios e industrias y a los problemas de comportamiento psico-social que las cuarentenas han ocasionado.

Pero el nuestro, como desde 1776, cuando Cisneros se hizo cargo del primer Virreinato del Rio de la Plata, requiere otro tipo de tratamiento especial. Porque no se trata solo del virus.

A la pandemia en nuestro país es preciso agregarle un desorden social, político y económico permanente, que ya nos ha hecho famosos. Estamos considerados en el resto del mundo civilizado como el país que no debió ser. A los problemas del virus se adicionaron otras consecuencias que admiten décadas de existencia: la destrucción de la estructura social, la conducción por parte de una clase política hereditaria e ineficiente y una situación de las variables económicas inconcebible.

Es por esa razón que encaramos una encuesta en los medios empresariales o ligados a las actividades comerciales e industriales para que nos dieran su opinión sobre su situación y su visión del futuro. Porque la pandemia se vencerá, pero los problemas de estructura no tienen remedio farmacéutico.

Desde desilusión hasta proyectos de abandonar el país hemos leído toda clase de decisiones de los encuestados. Todas negativas por parte de personajes anónimos que gentilmente nos han dado su opinión. ¿Que nos queda de todo este trabajo? Solamente una palabra que les hemos pedido para que resumieran su situación:

               Defina con una sola palabra la SITUACIÓN EMPRESARIAL DEL PRESENTE

Solo con 167 años de gobierno constitucional, formamos un país poblado por inmigrantes que en busca de un futuro mejor dejaron Europa (mayormente) para rehacer su vida, poder trabajar, alimentarse y educar a sus hijos.

Luego de mas de cien años, los nietos de esos inmigrantes vuelven a emigrar en busca de exactamente lo mismo que sus ancestros, porque aquí no la pudieran hallar sustentablemente. La razón es muy simple: quienes tomaron a su cargo la conducción del país (“los pocos”) manejaron a los gobernados (“los muchos¨) con el único afán de perpetuarse en el poder y seguir llenando de oro sus propios bolsillos. Oro de los “muchos” por supuesto.

La solución es como dice el antiguo principio del siglo XIV conocido como la navaja de Ockam: en los problemas complejos, cuando aparecen varias soluciones que aparentan igualdad de soluciones, normalmente la correcta es la más sencilla. Y la correcta y la más sencilla es que “los pocos” gobiernen éticamente a los “muchos”, que somos nosotros.

Pero en las Provincias Unidas del Rio de la Plata (como expresa la constitución) eso no ha sido posible. Y no lo será mientras la navaja de Ockam sirva solo para afeitar las barbas de Platón.

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario

EL COVID-19 COMO VIRUS PSICOLOGICO

La súbita aparición del COVID-19 en nuestro planeta ha cambiado vertiginosamente la vida de más de 7000 millones de habitantes. Desde China hasta cualquier lugar de occidente que podamos elegir.

Es increíble pensar en que este planeta, que gira alocadamente alrededor del sol con parámetros todavía inconcebibles para muchos seres humanos, se desenvuelva de manera tan complicada por la aparición de este virus.

Se inició como un problema de orden biológico, por un virus que se diseminó a velocidades increíbles en todo el mundo, pero produce al mismo tiempo consecuencias  de orden pisoco-sociológicas en todos los ámbitos donde ha infectado.

Los dirigentes de las distintas repúblicas por donde el virus atravesó, sin temor a las fronteras que los individuos formalizaron, se han convertido en mariscales de una guerra contra un enemigo invisible. Esta condición les ha generado la necesidad de adoptar medidas que involucran a todos los ciudadanos y han generado condiciones de vida distintas a las que veníamos utilizando.

Han entrado en una suerte de trastorno obsesivo-compulsivo que comenzó con barreras de aislamiento social, limpieza y aseo de nuestras partes expuestas a los contagios, aislamiento social compulsivo y, finalmente, el encierro que se denomina comúnmente cuarentena. Esa posición de dirigir las fuerzas de su propio ejército, en un monotema que es la salud,  los ha transformado en generales, con la adopción del lógico síndrome del emperador. Esto implica que sus decisiones no permiten ser discutidas porque esto está en función de la salud de la población, aunque en realidad el objetivo final es no generar pánico por la evolución inusitada de la enfermedad. De la misma manera, ganar tiempo y estar preparados con toda la infraestructura médica y sanitaria en cada país, y de esta forma poder hacer frente a un pico de enfermedad que algún día alguien sabrá si se va a concretar.

Este cumplimiento de las obligaciones ha puesto a las poblaciones frente a la necesidad de cumplir las recomendaciones como única opción para salvaguardar sus propias vidas. En esa instancia no hay otra alternativa. Pero la cuestion a analizar son las consecuencias que en cada individuo generan estos aislamientos sociales. Es posible que una opción sea la de generar la posibilidad de convertirse en personajes del síndrome de Estocolmo. Esto significa que terminan amando a sus conductores, más allá del problema que les implica estar sin ningún tipo de interacción con sus semejantes porque están convencidos de que, en última instancia, esto va a proteger su salud. Y terminan defendiendo, más allá de su encierro, la posición de sus mariscales de guerra al grito de: Salud sí, Covid-19 no.

Pero puede haber otro grupo que ha entrado en otro espectro de la vida psicológica, reaccionando a la cuarentena con el síndrome de abstinencia. Esto es que, más allá de conocer que esta medida puede llegar a beneficiarlos en cuanto a su supervivencia, se sienten maltratados, alejados y con anulación de sus libertades individuales para hacer lo que hasta ese momento: interactuar con sus semejantes, gozar de la autonomía para reunirse con amigos, falta de aire y libertad para caminar por las calles.

Por eso decimos que este tema que nació biológico se convierte luego en un problema de orden psicológico que alguna terapia conductiva-conductual deberá ayudar a resolver, cuando esto termine y volvamos a una normalidad que no sabemos cuándo será.

Quizás las reacciones estarán pendientes del éxito que tengan los mariscales contra ese enemigo invisible. El resultado final se expresará en cada país cuando, con barbijos y guantes, podamos depositar el voto en una urna, en el momento que corresponda, y aquellos que habremos podido sobrevivir al virus.  

ALFREDO SPILZINGER – 27 ABRIL, 2020     

Publicado en Organizaciones complejas | Deja un comentario