La imaginación al poder

Quienes hubiesen tenido la oportunidad de viajar por el tiempo y el espacio y vivir [aunque fuere virtualmente] el mayo de 1968 en París, recordarán la frase del título, que los estudiantes llevaban como bandera de sus reclamos.

En estos días presentes, jóvenes de diversos países también se movilizan en sus diversas áreas de acción [España, Italia, Israel, Reino Unido, Siria, Egipto, Chile y también Estados Unidos, por que no] clamando imaginación a quienes tienen la responsabilidad de gobernarlos.

Y también en las corporaciones, se escurren mensajes entre las mamparas que separan los escritorios, por las que sus  empleados ruegan imaginación en sus altos mandos.

Parecería que el planeta se ha quedado sin el suficiente poder de abstracción que le  permitiera diseñar modelos que no existen aún, pero que es necesario crear. Con imaginación. Con creatividad. Con innovación.

Y de esta forma, en aquel mayo francés, [que ha dejado de ser mayo para ser hoy en todo el año y de ser francés porque ocurre en todo el mundo], junto con aquello que «está prohibido prohibir»  o «sean realistas, pidan lo imposible» también se decía que «cuando la asamblea nacional se convierte en un teatro burgués, todos los teatros burgueses deben convertirse en asambleas nacionales».

Todo un pedido de imaginación en solo pocas palabras. Imaginar es atributo solamente del ser humano. Concibe mediante una abstracción mental, escenarios posibles, con acciones creadas sobre reacciones factibles.

Imaginar es pensar un el futuro desde una óptica presente, e implementar un modelo hoy que nos permita llegar a ese mañana posible. Pero también mirar hacia el pasado pluscuamperfecto que nos legaron y analizar el presente, para advertir los errores que se hubiesen deslizado para impedir que ese modelo que se suponía factible, se hiciera posible.

La imaginación, entonces, produce creatividades e innovaciones, que no son exactamente lo mismo. La creatividad modifica la visión de la realidad, creando un nuevo paradigma. [El ordenador dejó obsoleta la máquina de escribir]. La innovación modifica un proceso de uso de elementos existentes, es dejar de hacer algo en la forma en que se hacía [El  automóvil híbrido es una innovación respecto del que se mueve en base a combustibles fósiles].

Pero más aún, es preciso tener la capacidad necesaria para esquivar el «pathos» individual. Esa atracción fatal que une a los seres vivos, respecto de la tradición y las costumbres adquiridas. Imaginar es desprenderse de todo lo que ha rodeado una vida anterior e intentar modificar cosas o procesos.

De otra forma nos adscribiríamos a frases como la de Sir William Preece, Director General de los Correos Británicos, cuando en 1896 afirmara que «Los americanos pueden tener necesidad del teléfono, pero no nosotros en Gran Bretaña. Tenemos suficiente cantidad de mensajeros» o en tiempos más modernos, la de Ken Olson, presidente, gerente general y fundador de Digital Equipment Corporation finalmente adquirida por Compaq,  quien expresara en 1977 que «No hay razón alguna para que la gente quiera tener un ordenador en su propia casa».

Una nación, un partido político, una organización sin fines de lucro o una corporación comercial o industrial, debe organizarse para salir de un estado de caos total [Libia] o de total orden [Noruega] para insertarse en modelos adaptativos a situaciones complejas.

Porque de otra forma, los hechos seguirán como en Libia, en proceso de autodestrucción, o como en Noruega, en situación de «análisis = parálisis» por el resquebrajamiento de su orden establecido.

Es verdad que la vida es transitar un escenario en situación de caos permanente, porque la existencia misma es de una interacción continua de energía. Los seres vivos, son energía que a su vez absorben, consumen y transforman masa en  energía. [A un ritmo del cuadrado de la velocidad de difusión de la luz].

Y estos seres vivos son objeto de una mutación permanente y de allí su tendencia al caos. Pero es misión de quien dirige cualquiera de esas organizaciones, voltear su  mirada hacia
el futuro para advertir la necesidad de encontrar cierto orden en ese caos.

Ningún organismo puede salir de ese escenario si no se sitúa en un campo intermedio entre el orden [el hielo] y el caos [el agua que se convierte en vapor]. Y esta es la complejidad. Y en ese espacio complejo desafiar a la inteligencia a imaginar un futuro mejor, plausible de existir, y que permita abrir una vía de escape por medio de la creatividad o la innovación.

Solamente a través de algunas de estas herramientas se podrán obtener respuestas distintas para las mismas preguntas. Y eso es lo que hace falta.

Dicho en otros términos, no se cocinar alimento alguno con hielo ni con vapor. Se pueden cocer alimentos con agua hasta su estado de ebullición.

Y para recorrer ese camino se requiere de entrenamiento de las neuronas activas, como un deportista lo hace con sus propios músculos. Porque la pregunta es: dónde están los Cristóbal Colón de hoy, los Quijote de la Mancha de la actualidad, los Albert Einstein de estos días?

Permanecen a la expectativa que alguien cree o innove. Mientras tanto, enarbolan viejas banderas, admiran obsoletas fotografías y recorren viejos textos que en su momento resultaron paradigmas de la civilización. Pero ese escenario ha cambiado, de la misma forma que  como muta el ser vivo en su caminata terráquea.

Quedar prisioneros de la historia es seguir soñando con los próceres de quienes nos ha quedado solo la fotografía. Vale su camino recorrido, pero no es inútil  su ausencia física para resolver los problemas del escenario actual. Hasta Einstein se ve hoy superado por
las dinámicas cuánticas, y la teoría de las cuerdas, porque no habrían  de estarlo los que nos precedieron en el  camino de la vida para dirigir empresas, organizaciones,
o países.

La taquigrafía usada en reuniones para dejar escritas las expresiones verbales de los circunstantes, fue reemplazada por el grabador de cinta magnética [1934], éste por el casete de audio [1963],  y éste último por el videocasete [1973].

Mi abuelo no  conoció el fax, mi padre  no conoció el teléfono celular. Que es lo  que  yo  no conozco?

Sabemos todo lo que sabemos, pero no conocemos lo que aun no conocemos.

Y esa es la tarea de todo dirigente. Quien dirige debe hacerlo con la astucia necesaria para imaginar ese futuro que cada vez en más cercano,  y crear o innovar, pensando en
la otredad significante. Los clientes, sean éstos consumidores de comestibles, usuarios de servicios o electores.

Algo que es precioso descartar en este proceso de creación, es a los filósofos de sillón. Esos míticos personajes que creen conocer el todo y sus partes constitutivas, y en base a esa creencia articulan fantasías que terminan en escándalos como  los de Enron o de Madoff, olvidando a esa otredad significante.

El proceso innovador debe ser capaz de:

  •  Generar consistencia y síntesis
  • Reclamar características personales
  • Producir liderazgos
  • Generar resultados previsibles

No debemos olvidar que hemos dejado de considerar nuestra vida en un espacio ortogonal, donde los ejes se cruzan siempre en ángulos rectos. Somos  parte de un mundo
sensiblemente mutante, adaptativo y complejo. Es como un bosque en el que conviven musgos con gigantescos árboles, insectos con leones y flores con plantas carnívoras, donde no existe un presidente, ni un gerente de recursos humanos, pero todo funciona.

Pero allí, como en  el resto del mundo, es preciso ser  creativo simplemente para evitar que cada uno pueda ser alimento de otro ser vivo.

© Alfredo Spilzinger

Acerca de alfredospilzinger

Doctor in Economy (UBA), Doctor of Business Administration (Pacific Western University), Master in Economy (UBA), Certified Public Accountant (UBA) Certified Fraud Examiner (USA)post degree in philosophy, post degree in mathematics, specialization in public finances (UK), specialization in quantum physics.(UBA) Lord of Brownsel (UK)
Esta entrada fue publicada en Organizaciones complejas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La imaginación al poder

  1. Querido Alfredo,
    Excelente la nota sobre la creatividad y la inovacion, tan buena que se merece una excelente nota.: FELICITADO!, ya que el camino es ese, si o si , o si no seremos un pais sin futuro!
    Que sigan las notas y te mando un afectuoso abrazo
    Eduardo Saiegh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s