La Carta

La crisis se ha instalado. El mundo las enfrenta con pocas esperanzas. Pero vale la pena leer esta carta escrita por un francés, aplicable en su concepto a la generalidad de la especie. Dice:

«La reducción de los gastos del estado muy  por debajo de los ingresos, todo lo que se pudiere con el fin de ahorrar cada año cerca de veinte billones de dólares, con cuyo monto se puedan pagar las deudas contraídas. Sin esto, estaremos en el primer disparo que obligara al Estado a asumir su propia bancarrota. Esa es la prioridad que se le asigna a al papel del Estado para evitar subir los impuestos y la deuda, en caso de imprevistos.

Para ello, se pone de relieve la necesidad de un arbitraje estricto de la ecuación de las finanzas del Estado. Las solicitudes deben ser estrictamente medidas por la Contraloría General del Estado y todos los gastos deben ser financiados. Por lo tanto, es absolutamente necesario que el Gobierno requiera que los funcionarios de todas sus posiciones consulten el gasto con el Ministro de Finanzas. Es esencial que se pueda discutir con ellos en presencia de las máximas autoridades el grado de necesidad de los gastos propuestos. Es especialmente necesario que cuando el Estado deje de financiar a cada departamento, se defienda a quien es responsable de las finanzas, cuando se ordene cualquier nuevo gasto sin consultar primero el origen de los medios financieros para afrontarlo

Sin este esfuerzo en el gasto, la deuda aumentará, reduciendo los márgenes de maniobra presupuestaria.

El control presupuestario es un requisito previo para cualquier intento de reforma. Como se ha destacado ya si la economía en los gastos no precede otras medidas, ninguna reforma es posible, porque todo gasto indebido implica el riesgo de la interrupción en el progreso de la recuperación, y es dable esperar que la vergüenza que hará multiplicar las maniobras de ocultamiento y los gritos de los hombres de todo tipo interesados en apoyar el abuso, porque no es lugar en el que la gente desee vivir

Es preciso también extender el impuesto al clero y las clases pudientes y firmemente mantener el equilibrio presupuestario.

Es de esencial importancia la voluntad política rigurosa para el éxito de la reforma. Esta voluntad debe ser  firme e inquebrantable, aun sabiendo que  la batalla es difícil. Aun mas se que seré odiado, calumniado, y aceptado antes de ser destituido de mi cargo.»

Nota del editor A.S: Esta carta fechada el 24 de agosto de 1774, la escribió Anne Robert Jacques Turgot, barón de l’Aulne  – a la edad de 47 años – como recomendación solicitada por el Rey Luis XVI dos meses antes de asumir su reinado. El deseo real era reconstruir las finanzas del reino, que a esa fecha estaban totalmente destruidas.  

Fue destituido de su cargo por pedido del Rey dos años después. 

El filósofo Baruch Spinoza, dijo circa 1650: si no quieres repetir tus errores, estudia la historia.

© Alfredo Spilzinger

Acerca de alfredospilzinger

Doctor in Economy (UBA), Doctor of Business Administration (Pacific Western University), Master in Economy (UBA), Certified Public Accountant (UBA) Certified Fraud Examiner (USA)post degree in philosophy, post degree in mathematics, specialization in public finances (UK), specialization in quantum physics.(UBA) Lord of Brownsel (UK)
Esta entrada fue publicada en Organizaciones complejas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s