Los Idiotas

dostoievskyComencé una charla con alumnos de post grado hace unos días, con una definición muy sincera.

Las crisis que nos atormentan estos días, generan en los ciudadanos del planeta un volumen insólito de idiotas.  Si de idiotas.  Parece un maleficio. O un insulto. O quizás el estigma de una generación que hoy nos gobierna y de una especie que somos gobernados.

Siempre los hubo. Los hemos conocido y aún más  reconocido. Pero hoy el perfil de la especie humana parece haberse distinguido en grado sumo. Semejamos robots que asumimos conscientemente la calidad de idiotas.

La idiotez se ha apoderado de nuestros cerebros. De nuestras almas. De nuestras acciones y de nuestras reacciones.

Los alumnos mi miraban entre absortos y apasionados. Incrédulos ante mis palabras y buscando el desenlace de estas oraciones, que parecían cargadas de epítetos que no llegaban a interpretar.

Uno de ellos  se animó a romper el silencio que se había apoderado de la clase y me preguntó la razón de esta calificación. Auto-calificación que infligía a toda la especie humana.

Yo también hice silencio. Quería recordar lo que había escuchado sentado en esos mismos sitios, al tiempo que cursaba mi carrera de filosofía.

Y les conté. Comencé con la reacción de Antístenes , allá circa 400 años antes de la era común: ” «Los cuervos devoran a los muertos y los aduladores a los vivos. Atenienses no sean idiotas»

Porque ser ateniense, no era ni una ciudadanía ni un calificativo. Era ser parte de la «polis», de la ciudad, y en tal sentido, ocuparse de los asuntos propios, pero fundamentalmente de los públicos. Porque  ser ateniense era no solo un derecho sino una obligación. Porque ninguna de las acciones que custodian los intereses privados puede ser eficiente sino se cultivan antes los intereses públicos.

Y así idiotas, [del griego  ἰδιώτη] son aquellos que sufren de una consciente privación de la existencia de la «otredad»  Solo se ocupan del «idio», de uno mismo. Misma raíz griega de idioma o de idiosincrasia.

Recién hacia el siglo XII la palabra comenzó a utilizarse con una interpretación vinculada a una evidente manifestación de ignorancia.  Nada más parecido a la ignorancia que vivir sumido en los propios intereses.

Y hoy, con gran parte de los 6.000 millones de seres humanos que co-habitamos el planeta, sumidos en la expresión más evidente del propio ego, y sus intereses colaterales, solo se engendran idiotas.

La crisis financiera global, de la que solo hemos advertido recién una pequeña muestra, ha producido dirigentes idiotas, con diagnósticos errados y con soluciones impropias. Donde los bancos importan más que las gentes, los amigos para gobernar son más necesarios que los sabios, o la fidelidad de los súbditos más trascendentes que una crítica.

Cuando – por esas casualidades – los dirigentes del mundo acumulan exquisitas fortunas personales y hacen gala de actos de corrupción de los que ni les importa se descubran, no podemos creer que estén pensando en los intereses públicos.

Cuando los jerarcas se dejan incentivar con recursos financieros para sus campañas políticas, no podemos suponer que su preocupación son los otros de menores ingresos.

Esa ignorancia de la «otredad», es lo que ha producido esta generación de idiotas que gobierna el mundo. Convencidos que son titulares del síndrome del superman, creen tener soluciones mágicas para resolver todas las crisis, no importa quienes las paguen.

Como todo conflicto, lo que nos acontece – por ser parte de una vida compleja – no tiene solución. Solo tiene respuestas. Pero para poder aplicarlas es preciso no ser idiotas.

Y la clase volvió a un silencio espectral. Pero esta vez generada por una comprensión lastimosa.

Finalicé mi clase con una frase de François Marie Arouet, más conocido por  Voltaire : «La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás»

Hoy nos acompaña una litografía de Fiodor Dostoyevsky, autor de El Idiota. [1869]

© Alfredo Spilzinger

Acerca de alfredospilzinger

Doctor in Economy (UBA), Doctor of Business Administration (Pacific Western University), Master in Economy (UBA), Certified Public Accountant (UBA) Certified Fraud Examiner (USA)post degree in philosophy, post degree in mathematics, specialization in public finances (UK), specialization in quantum physics.(UBA) Lord of Brownsel (UK)
Esta entrada fue publicada en Organizaciones complejas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s