A quien le importa

m niemoller[En recuerdo al pastor Martin Niemöller]

Todo empezó hace muchos años. Tantos que ya ni  recuerdo. La memoria se oscurece a medida que uno transcurre en el tiempo, porque no es el tiempo el que pasa sino que somos nosotros los que nos desvanecemos sobre él.

Pero entonces era muy joven y pensaba que tenía muchas fuerzas aún para invertir en el futuro. Por eso nada me importaba.

Pero hace diez años, empezaron a demolerse las estanterías de mis principios. Pero aún era joven y no me importaba.

Luego empezaron las luchas internas a desangrarnos, como antes había sucedido también. Vinieron por la gente del campo, sus dueños y sus trabajadores. Pero como yo no tenía ningún campo, ni tampoco intereses agropecuarios, no  me importó.

Después comenzaron los asaltos y los asesinatos, sin que nadie se ocupara de la sangre derramada. Hubo tantos muertos en  la vida de la humanidad, [guerras, combates, homicidios]  que  unos pocos más que importancia podía tener y como afortunadamente no afectó a miembros de mi familia o  de mis amigos, tampoco me importó.

Inmediatamente nos dijeron que ahorrar en dólares era inmoral.  Y prohibieron la venta de divisas. Pero como nunca ahorré en dólares , tampoco  me  importó.

Se paralizaron las importaciones por falta de divisas, pero me dijeron que la  industria nacional era autosuficiente y que nada nos faltaría. Y como creía en ello, tampoco me importó.

Luego dijeron que no debía comprarse pan, sino amasarlo en cada casa, porque pan ya no había por falta de harina y  a continuación nos aconsejaron  no comer  tomates por dos  meses, porque tampoco había. Pero como los tomates me son  indigestos  y no como  pan, tampoco me importó.

Pero después me asociaron coercitivamente al gobierno  iraní sin consultarme. Me hicieron subir al colectivo y compartir mi viaje con quienes me robaron sin preguntarme. Me hicieron  compartir las comidas con  quienes nos saquearon y dejaron  sin comida a muchos como yo, sin siquiera dejarme emitir opinión. En realidad nadie la emitió ni siquiera los que nos estaban de acuerdo.

Y eso si me importa. Me importa  mucho.

Y sé que  después de escribir estas líneas vendrán por mí.

Espero que a alguien le importe.

Porque hay un rabino colgado de una cruz en Jerusalén desde  hace más de veinte siglos porque clamaba que nos  amemos  los unos a los otros. Y sigue allí colgado porque hasta ahora sus palabras han caído en  el vacío.

Acerca de alfredospilzinger

Doctor in Economy (UBA), Doctor of Business Administration (Pacific Western University), Master in Economy (UBA), Certified Public Accountant (UBA) Certified Fraud Examiner (USA)post degree in philosophy, post degree in mathematics, specialization in public finances (UK), specialization in quantum physics.(UBA) Lord of Brownsel (UK)
Esta entrada fue publicada en Organizaciones complejas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A quien le importa

  1. Me recuerda la vigencia de las palabras Brecht. De todos modos hay varias lectura de la postura de “A quién le importa”. Una de ellas, es que es una manifestación cínica (a lo Zizek “ellos saben bien lo que están haciendo y, lo hacen de todos modos”) e ideológica (la ideología no ha muerto, tiene mutaciones). La otra es que tenemos narrativas disponibles para justificar nuestra postura. Siempre hay algún comedido para dispensarlas. En el caso de Ecuador, la gente vive cómoda porque Rafael Correa cada sábado les entrega una narración con la que vivir cada semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s