El modelo perdido

P1020085Sigo insistiendo que la humanidad vive dentro de un sistema sin modelo. Definitivamente el modelo se ha perdido.

Una de las principales razones por las que perdimos el modelo se debe a que no hemos diferenciado la interacción de la acción.

La gente está orgullosa de ser un hacedor. No significa nada, a menos que usted podría ser un “interhacedor”. Qué es eso?

Debemos reconocer en principio que somos parte de los siete mil millones de otros seres humanos que habitan el planeta y que aseguran nuestra existencia sólo porque interactúan con nosotros. Así que “inter-hacer” es la necesidad para aquellos que quieren ser un personaje de esta obra de teatro llamada vida, en lugar de ser meros espectadores que aguardan sentados el final del espectáculo. Lamentablemente no lo verán, ya que se irán antes que termine.

Solo debemos interactuar.Interacción que se realiza sólo por “interhacedores,” que es simplemente una forma de mejorar el nivel de soledad que estamos sufriendo en un ambiente donde se nos ha pedido que luchar por nuestra propia supervivencia. ¿Por quién? Por aquellas minorías que están gobernando los conjuntos en los que vivimos. Conjuntos que podremos llamarlos nuestros países, nuestras provincias o nuestras ciudades.

Aprovechando las capacidades, posibilidades y fuentes que son patrimonio de los “otros” y tratar de ser un “interhacedor” podemos pasar de ser a llegar a ser. Que no es exactamente lo mismo

El resto de nuestros compañeros de aventuras que juegan su rol de los personajes en el escenario en esta obra que llamamos vida, integran la “otredad”. Todos entramos en la escena a través de los bastidores a la derecha y comenzamos a recitar los papeles que ni siquiera hemos escrito ni mucho menos ensayado. Se trata de una improvisación permanente, de la misma manera que los otros hacen lo suyo. Hasta que terminamos saliendo por los bastidores de la izquierda sin saber siquiera como termina esta obra. Ni que rol hemos jugado.

Los gobiernos, que son “los pocos” gobiernan a sus pueblos, que son los  “muchos”, sin problemas. Manejan fondos infinitos, fuerzas ilimitadas y toda la maquinaria de gobierno. Su única preocupación es mantener sus posiciones en el poder. Ser re — elegidos es su objetivo. A ellos mismos o a sus compinches.

Eso es la democracia. Del griego “demos – kratos” traducido al castellano significa “el gobierno de los muchos”. Pero, mientras “los pocos gobiernan” los muchos tienen que continuar luchando para sobrevivir en el mundo hipercompetitivo en el que descansan sus huesos. Y como el ámbito político esta ocupado por los pocos, el escenario que queda para su lucha es el mercado económico.

Esa es la razón por la que tenemos que interactuar. Para tener posibilidades que nuestras prioridades, puedan tener alguna resultado siendo un interhacedor. Aceptar la “otredad” como nuestro socio en la red de esfuerzos.

¿Cómo podemos demostrar esa tesis?

La interacción es energía. Y esa energía se intercambia entre nuestros miembros del conjunto  si podemos trabajar como una red.

Por lo tanto siguiendo la descripción Einsteiniana de la fuerza tenemos que la interacción es igual a

Σ 𝑖 = 𝑚. 𝑐^2

donde la masa m es el valor de una red , m = 2^n (siendo n el numero de nodos de la red)
por lo tanto

Σ 𝑖 = 𝑚. 𝑐^2 = 2^n . (299.792.458 / 𝑠 𝑒 𝑐)^2)

Así que el secreto es trabajar como una red. Como ejemplo somos en SANTA FE ASOCIADOS 120 oficinas alrededor del mundo. Si asumimos que todas las oficinas se puntúan con 1 punto, si trabajamos igual que un grupo de oficinas (no como una red) podríamos calificarnos a todos con 120 puntos

Pero si trabajamos en red, obtenemos (descartando por el momento 𝑐^2 como una constante k)

Σ 𝑖 = 2^120 = 1,329 x 10^36 . Es decir 1,329 seguido de 36 ceros.

por lo que la diferencia entre 120 (actuando como individuos) y 1.329 x 10^34 (actuando como red) es igual a 1,1 x 10^37. Esto es  1,1 seguido de 37 ceros. Diferencia algo mas grande, no?

Por lo tanto ¿qué pasa si “los muchos”, tratamos de trabajar en red, en lugar de hacerlo en soledad?

Podríamos hacer frente al poder de “los pocos” que la democracia los ha instalado en la silla decisión. Y de esa firma tendríamos a Einstein de nuestro lado para poder recuperar el modelo perdido.

Acerca de alfredospilzinger

Doctor in Economy (UBA), Doctor of Business Administration (Pacific Western University), Master in Economy (UBA), Certified Public Accountant (UBA) Certified Fraud Examiner (USA)post degree in philosophy, post degree in mathematics, specialization in public finances (UK), specialization in quantum physics.(UBA) Lord of Brownsel (UK)
Esta entrada fue publicada en Organizaciones complejas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s