Por quien doblan las campanas

El año 2016 comenzó, como comentábamos con Jim Peterson, nuestro

miembro del comité técnico asesor, con un obituario. El amanecer del año

nos decía de la muerte del ex diputado americano Michael Oxley. Para

algunos lectores un personaje quizás desconocido, pero reconocido para

quienes frecuentan la profesión de las ciencias económicas.

Fue co – autor en 2002 de la ley que luego llevó su nombre junto a un colega

del congreso de los Estados Unidos [ley Sarbanes – Oxley o aun mas

sintéticamente SOX] que intentó aplicar medidas curativas [en realidad

paliativas] para que la ya famosa quiebra de ENRON y que llevara

consecuentemente a la desaparición de la firma profesional Arthur Andersen,

no se repitieran.

Pero lamentablemente esas quiebras se reprodujeron a partir del 2008. Pero

aun mas, y fuera de las criticas que la SOX produjera por su alto costo de

implementación y su falta de flexibilidad para nuevas inversiones, ninguna ley

puede evitar que el costado infiel del capitalismo juegue sus cartas mas

pesadas.

La SOX es una ley que dicho en pocos términos, expresa que mentir y robar

son delitos. Novedad revelada que incluye para los cómplices que se hicieran

eco de esas mentiras, la sanción de castigos por parte de los dioses del

paraíso profesional en igual forma como a los infractores originales.

No obstante las admoniciones de la ley, tal como comentábamos, el martes 8

de octubre de 2008, estacionado yo en las esquina de 4 Times Square en New

York, sede del Nasdaq [del que fuera presidente Bernard Madoff otro célebre

estafador] siendo las 6 de la tarde, era testigo del desfile del lamentable

espectáculo de empleados [ya desempleado], portando su caja de cartón

corrugado, llevando adonde ni cada uno sabría, sus inútiles pertenencias

personales de las oficinas que los habían empleado hasta ese día.

La crisis había implosionado una vez mas dejando tras de sí. fraude,

desempleo y crisis. Esa misma que en la Universidad nos habían enseñado

que la de 1930 nunca se repetiría, porque existían medidas de política

financiera que ya no lo posibilitarían. No era verdad esa afirmación.

Pero se pudo repetir un día negro nuevamente. Exactamente 31 días antes

que Barack Obama quedara consagrado como el cuadragésimo cuarto

presidente de los Estados Unidos, comenzaba la crisis mas grande de este

siglo.

Nombres que ya pertenecen al pasado del escenario económico desfilaban

como señales de desastre en las pantallas de los televisores. Lehman

Brothers, AIG – American International Group , Fannie Mae, Freddy Mac, Bearn

Sterns, mas otras 130 compañías de la Bolsa estadounidense y otras más

privadas, bajaron sus brazos dejando comprometidos activos por mas de 1,5

billones de dólares.

A pocos días de asumir su mandato, el presidente Obama tuvo que afrontar

una inyección financiera de 700.000 millones de dólares al mercado que se

desangraba a diario. Pero no terminó allí la asistencia financiera. Continuó

por muchos meses llegando según las ultimas cifras a más de 2,5 billones de

dólares.

Pero coincidentemente, esa primera asistencia financiera de 700.000 millones

de dólares resultaba equivalente [a precios de 2008], de la inversión que

supuso el Plan Marshall para la Reconstrucción de Europa, que el 12 de julio

de 1947 implementara el Presidente Harry Truman. Vaya coincidencia. Esa

suma fue suficiente para reconstruir un continente pero escasa para

rehabilitar el mercado financiero americano.

Pero que había pasado entonces para que sucediera lo que nos dijeron no

sucedería? La confianza se había quebrado nuevamente con mentiras que la

SOX nos prometiera que no sucedería. Los dioses de la profesión se olvidaron

de castigar a los infieles de la verdad y los incrédulos inversionistas, deudores

y acreedores volvieron a perder.

Que pasó con los controles? No funcionaron? Los contadores públicos resultan

ser el único instrumento que las sociedades han aceptado como garantes de la

verdad. Se llaman justamente públicos [o jurados en países sajones], porque

su actividad responde al público, a la gente. A la sociedad que les ha delegdo

su capacidad de analizar y garantizar la verdad.

La escritura nació en el homo sapiens cuando hacia 15.000 años antes de la

era común, fue necesario comenzar a reflejar sus pertenencias. Y Junto con

la escritura, comenzaron a integrarse las cuentas, que de un formato

cuneiforme pasaría a otros que conocemos hoy. Hasta llegar a los minúsculos

valores binarios que solo con ceros y unos, nos dan la posibilidad de registrar

hasta esos billones de dólares a los que nos hemos referido.

Y la garantía de la veracidad de esas decisiones financieras transformadas en

bits? Compete exclusivamente a los contadores públicos. A nadie mas, ni a

nadie menos. Y los receptores de esa garantía son los más de 7000 millones de

ciudadanos del mundo. Cada uno que queda engañado por una verdad no

garantizada es consecuencia de un pecado original de quien debió asegurar la

verdad y no lo hizo.

Ocurre que los contadores públicos somos garantes de la felicidad de los

sapiens que habitan este globo terráqueo. Felicidad al menos en sus placeres

económicos, los que a través de los modelos financieros sofisticados que se

crearon nos alejan cada vez mas del paraíso perdido. Son mas complicados de

analizar y ayudan a los inescrupulosos a crear instrumentos susceptibles de

generar pánico al apropiarse de lo ajeno.

Y allí suenan las campanas llamando a los contadores públicos tal como

repican las de las torres de las iglesias llamando a los fieles. Pero parece que

no son escuchadas en su magnitud verdadera.

Y las victimas de esa sordera, son justamente la sociedades en su conjunto,

que sufren una y otra vez el silencio de los dioses que han prometido

protegerlos.

Por eso, volviendo a las conversaciones con Jim Peterson sobre la ley SOX,

podríamos replicar al poeta inglés John Donne cuando en 1624 le escribiera

al Rey Jacobo I:

” La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la

humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las

campanas: doblan por ti.”

Acerca de alfredospilzinger

Doctor in Economy (UBA), Doctor of Business Administration (Pacific Western University), Master in Economy (UBA), Certified Public Accountant (UBA) Certified Fraud Examiner (USA)post degree in philosophy, post degree in mathematics, specialization in public finances (UK), specialization in quantum physics.(UBA) Lord of Brownsel (UK)
Esta entrada fue publicada en Organizaciones complejas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Por quien doblan las campanas

  1. Pablo Alvarez dijo:

    Gracias por el artículo, muy bueno.

    Saludos .

    Pablo Alvarez H.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s