ARGENTINA Y LA PANDEMIA

Nuestro país ha sido infectado como el resto del planeta por un virus que existía millones de años antes que el homo sapiens saliera de sus cuevas de Boblos, en el sudeste africano y se dirigiera en su conquista terrena hacia el Mediterráneo.

Este virus no es un elemento extraño a nosotros ya que nuestro cuerpo aloja 60 billones de ellos, pero este último ha reaparecido en 2019, y al no congeniar con el resto de los nuestros 30 billones de células, tiende a destruirlas y con ello a nuestro propio organismo.

Gran catástrofe planetaria que deberá encontrar la fórmula para evitar la desaparición masiva de nuestra especie para convivir durante el resto de la vida terrenal en la con este virus, como lo ha hecho con otros anteriores.

Todos los países están ya programando eficientes respuestas a meses de confinamiento de sus ciudadanos, al cierre de sus comercios e industrias y a los problemas de comportamiento psico-social que las cuarentenas han ocasionado.

Pero el nuestro, como desde 1776, cuando Cisneros se hizo cargo del primer Virreinato del Rio de la Plata, requiere otro tipo de tratamiento especial. Porque no se trata solo del virus.

A la pandemia en nuestro país es preciso agregarle un desorden social, político y económico permanente, que ya nos ha hecho famosos. Estamos considerados en el resto del mundo civilizado como el país que no debió ser. A los problemas del virus se adicionaron otras consecuencias que admiten décadas de existencia: la destrucción de la estructura social, la conducción por parte de una clase política hereditaria e ineficiente y una situación de las variables económicas inconcebible.

Es por esa razón que encaramos una encuesta en los medios empresariales o ligados a las actividades comerciales e industriales para que nos dieran su opinión sobre su situación y su visión del futuro. Porque la pandemia se vencerá, pero los problemas de estructura no tienen remedio farmacéutico.

Desde desilusión hasta proyectos de abandonar el país hemos leído toda clase de decisiones de los encuestados. Todas negativas por parte de personajes anónimos que gentilmente nos han dado su opinión. ¿Que nos queda de todo este trabajo? Solamente una palabra que les hemos pedido para que resumieran su situación:

               Defina con una sola palabra la SITUACIÓN EMPRESARIAL DEL PRESENTE

Solo con 167 años de gobierno constitucional, formamos un país poblado por inmigrantes que en busca de un futuro mejor dejaron Europa (mayormente) para rehacer su vida, poder trabajar, alimentarse y educar a sus hijos.

Luego de mas de cien años, los nietos de esos inmigrantes vuelven a emigrar en busca de exactamente lo mismo que sus ancestros, porque aquí no la pudieran hallar sustentablemente. La razón es muy simple: quienes tomaron a su cargo la conducción del país (“los pocos”) manejaron a los gobernados (“los muchos¨) con el único afán de perpetuarse en el poder y seguir llenando de oro sus propios bolsillos. Oro de los “muchos” por supuesto.

La solución es como dice el antiguo principio del siglo XIV conocido como la navaja de Ockam: en los problemas complejos, cuando aparecen varias soluciones que aparentan igualdad de soluciones, normalmente la correcta es la más sencilla. Y la correcta y la más sencilla es que “los pocos” gobiernen éticamente a los “muchos”, que somos nosotros.

Pero en las Provincias Unidas del Rio de la Plata (como expresa la constitución) eso no ha sido posible. Y no lo será mientras la navaja de Ockam sirva solo para afeitar las barbas de Platón.

Acerca de alfredospilzinger

Doctor in Economy (UBA), Doctor of Business Administration (Pacific Western University), Master in Economy (UBA), Certified Public Accountant (UBA) Certified Fraud Examiner (USA)post degree in philosophy, post degree in mathematics, specialization in public finances (UK), specialization in quantum physics.(UBA) Lord of Brownsel (UK)
Esta entrada fue publicada en Organizaciones complejas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s